20150922002027-f0044013.jpg


6:16:14 p.m

Este domingo el Papa Francisco se reunió con los jóvenes cubanos creyentes o no creyentes, que le esperaron bajo la lluvia en el Centro Cultural Padre Félix Varela e hizo un llamado a acabar con las guerras y luchar por los sueños.

La lluvia comenzó pronto a amenazar la tarde. Los jóvenes reunidos en las afueras del Centro Cultural Padre Félix Varela —antiguo Seminario de San Carlos y San Ambrosio— esperaban al Papa Francisco, y aunque protegidos por las sombrillas ante la impertinencia climática, nunca dejaron de corear y agitar sus banderas.

El Papa Francisco bendijo la Cruz que acompañará la Jornada Mundial de la Ju­ventud, a celebrarse en Cracovia en el 2016. “Nues­tra gran fortaleza radica en mantener a toda costa nuestra solidaridad que nos ayude a caminar por encima de cualquier obstáculo… Bienvenido a Cuba, los jóvenes cubanos lo queremos”, fue una de las ideas expresadas por quien a nombre de los jóvenes se dirigió al Vicario de Cristo.

En sus palabras a las nuevas generaciones, a quienes ya había dicho que en sus manos está el futuro de la Patria, habló sobre la importancia de los sueños. “No sé si en Cuba se usa esa palabra que los argentinos decimos: ‘no te arrugués’. ¡No te arrugués y soñá!”, les dijo.

“En la objetividad de la vida tiene que entrar la capacidad de soñar. No es joven quien no es capaz de soñar. Sueñen que el mundo con ustedes puede ser distinto. Si ponen lo mejor de ustedes ayudarán a tener un mundo distinto. No se olviden de soñar. Quien no es ca­paz de soñar está clausurado en sí mismo”, insistió.

Igualmente se refirió a trabajar por la unidad en la diferencia e instó a crear la “amistad social”. “El mundo se destruye por la enemistad y la enemistad más grande es la guerra, que está destruyendo al mundo. Negociemos, pero no matemos más el mundo. Estamos matando la capacidad de unir, de crear la amistad social”, comentó el Obispo de Roma.

“Aunque tengan puntos de vista diferentes, quiero que vayan acompañados, juntos, buscando el futuro y la nobleza de la Patria —dijo—. Al final le queda algo mejor que eso, la dulce esperanza de la Patria que queremos lograr. Voy a rezar por ustedes y les pido que recen por mí, y si alguno no puede rezar porque no es creyente, que al menos me desee cosas buenas. Que Dios los Bendiga a todos”, culminó.

Momentos antes de llegar el Papa, la estudiante de Ciencias de la información Beatriz González, en medio de la agitación juvenil, admitió en testimonio a este diario que comparte el mensaje de Francisco de paz, unidad y amor entre los pueblos.

Javier López, estudiante del Instituto Su­perior de Relaciones Internacionales, subrayó que el Papa se ha pronunciado contra los males del sistema capitalista, la injusticia, y ha llevado a cabo “la batalla más importante de estos tiempos, la batalla de las ideas”.

En tanto, la joven mexicana Mercedes Hernández, de visita por primera vez en nuestro país, expresó compartir la alegría de los cubanos y agradeció la vocación de solidaridad y servicio al prójimo del Papa, de la cual Cuba ha sido protagonista siempre.

(Fuente: Granma)