20150909154252-virgen-de-la-caridad-patrona-de-cuba.jpg


9:37:55 a.m.

La Patrona de Cuba estará presente en la visita que hará el Papa Francisco a la isla.

La Patrona de Cuba, título con el que los Veteranos de las Guerras de Independencia aclamaron a la Virgen de la Caridad, será recibida con cantos de compositores cubanos en la Plaza Calixto García de Holguín el próximo 21 de septiembre, minutos antes que inicie la Eucaristía que presidirá en esta ciudad el papa Francisco.

La imagen de la Virgen —encargada por Mons. Emilio Aranguren en el año 2013 para ser emplazada en el templo de Barajagua— fue realizada por Nicomedes Díaz Gijón, pintor, restaurador y escultor holguinero nacido en 1967 y graduado en el taller del maestro Cosme Proenza. Sus obras de temática variada se encuentran en galerías y colecciones de arte  en diversos países, así como en conventos e iglesias de Cuba.  

La pieza —diseñada y ejecutada completamente por el artista— es una talla en madera policromada de 33 centímetros desde la cabeza hasta la nube de ángeles, 96 centímetros de altura de la base a la aureola y 68 centímetros de ancho desde las puntas del manto abierto.  

Las maderas empleadas fueron cedro, caoba y roble, por su parte el vestuario fue confeccionado en tela brocada dorada con bordados a mano e incrustaciones de piezas decorativas del que resalta en el centro del vestido tiene el Escudo nacional cubano.  

Las coronas, el orbis y la aureola fueron confeccionados en metales nobles sobredorados con pan de oro y enriquecidos con piedras de cristal. La base —trabajada en madera, revestida con metal repujado y sobredorado— exhibe el letrero que identifica a la Madre de todos los cubanos: “Yo soy la Virgen de la Caridad”. Como recuerdo de las anteriores visitas papales en 1998 y 2012 se le añaden a la imagen de la Virgen un rosario de perlas y la rosa dorada.  

Esta imagen —una vez concluidas las labores de construcción del templo de Barajagua— será trasladada hasta este punto de la “Ruta de la Virgen” para convertirse en un agradable recuerdo de la visita de un pontífice a suelo holguinero.

(Fuente: cuba.cu)