20150822140912-ejercito-de-salvacion.jpg

 

7:53:12 a.m. 

Así expresó André Cox, general del cuerpo internacional del Ejército de Salvación, en la celebración de la Iglesia cubana “Tocados por su gloria”, que tuvo lugar este viernes en el Teatro Lázaro Peña y contó con la participación de miembros del Ejército de Salvación. 

“Creo que la gente debe venir, conversar, ver a las personas a los ojos, y notar que el mundo es un lugar mucho mejor de lo que a veces nos quieren hacer ver”, sostuvo, “por eso nosotros escuchamos con el corazón y no lo que el mundo dice. Este es un gran país, y nos sentimos extremadamente bienvenidos, seguros y libres”. 

El dirigente mundial de esta denominación, que asiste a las celebraciones en Cuba por el aniversario 150 de su nacimiento, refirió que en el día de ayer mantuvo una comunicación eminentemente abierta y franca con líderes cubanos en la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido y que, aunque no es su primera visita al país, la Isla ha tenido un gran efecto en él, por la amabilidad y calidez de su gente. 

Estamos orgullosos de nuestra historia aquí en Cuba y del trabajo de los miembros del Ejército de Salvación de esta Isla, apuntó, teniendo en cuenta que, en nuestro país, existen entre 1 600 y 1 800 miembros dentro de esta organización. 

Cox agregó que a veces se ve a las personas cristianas como figuras divisionistas en el mundo, pero que cuando se sirve con el corazón al prójimo o cuando se trabaja en comunidades con otras personas, “se encuentra que hay muchas puertas que en lugar de cerrarse, se abren”. 

“Este fin de semana deviene celebración porque Dios ha hecho cosas grandes en las vidas de las personas aquí. Cuando algo así sucede, creemos que podemos volvernos mejores ciudadanos y hacer una contribución adecuada para la sociedad. Para nosotros es formidable estar en Cuba justo en este momento y donde se vislumbra un futuro eminentemente optimista”, denotó el líder. 

Funcionando en 127 países del mundo, las doctrinas del Ejército de Salvación se enfocan en el avance de la fe cristiana, la educación, el alivio de la pobreza y el bienestar de la comunidad humana en su totalidad, entre otras funciones. 

(Fuente: Granma)