20150814172658-bandera-ee.uu-embajada-la-habana.jpg

 

10:52:13 a.m.

Dilatado, caluroso y emocionante fueron los últimos minutos vividos por cubanos y estadounidenses, anhelantes de ver ascender en el asta la insignia de las barras y las estrellas, arriada en 1961 años, cuando ambos países rompieron relaciones. 

La embajada de EE.UU. en La Habana fue abierta de facto el pasado 20 de julio, cuando quedaron restablecidas oficialmente las relaciones diplomáticas entre ambos países.

En su discurso en ocasión del izamiento John Kerry señaló que para él es una maravilla estar aquí en este momento "verdaderamente histórico" y sentenció que la valiente decisión del presidente de Cuba, Raul Castro, y de su similar estadounidense, Barack Obama, permitirá dejar de ser prisioneros de la historia y enfocar las oportunidades del hoy y del mañana.

La intervención de Kerry estuvo presidida por la declamación de un poema del poeta cubanoamericano Richard Blanco, Cosas del mar, quien dijo que "el mar no importa, todos pertenecemos al mar que nos separa".

En una referencia a este momento, el poema llama a dejar atrás las dudas y compartir horizontes.

Este paso supone un gran avance en el proceso de normalización que arrancó en diciembre pasado, pero que aún está lejos de terminarse.