20150805134056-f-crisis-del-agua.jpg

 

7:35:43 a.m. 

En su inmortal obra El pequeño príncipe, Antoine de Saint-Exupéry nos legó este sabio pero casi olvidado mensaje: “Agua, tú no eres necesaria para la vida: tú eres la vida” 

En la actualidad, cerca de 900 millones de personas sufren escasez de agua de forma continua o interrumpida, y más de 1 000 millones no tienen un saneamiento adecuado. Esto lo afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su más reciente informe. 

La OMS prevé que más de 2 000 millones de personas vivirán en suburbios sin agua ni saneamiento básico de aquí a 2025, momento en que también estima que 60 % de la población mundial residirá en regiones de escasez, lo que es igual a las dos terceras partes de la población de entonces… Escalofriante, ¿verdad? Por si lo ignora, el agua deviene sistema sanguíneo de este planeta, un ciclo natural sobre el que la actividad humana está tensando la cuerda hasta un límite sin regreso. 

Los acuíferos subterráneos más grandes del mundo, durante siglos fuente de agua dulce para cientos de millones de personas, se agotan a un ritmo alarmante, según da cuenta el artículo publicado en la revista científica Water Resources Research, obra de un equipo de investigadores liderado por Jay Famiglietti, científico senior del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL) en California. 

Los estudiosos analizaron datos recientes de los satélites Grace (Experimento de Recuperación Gravitatoria y Clima), que ofrecen la imagen más detallada hasta ahora de las reservas de agua ocultas bajo la superficie de la Tierra, y sus sospechas fueron confirmadas: los acuíferos están sobreexplotados en todo el planeta desde hace tiempo, debido a  prácticas humanas en aumento como la agricultura, el consumo urbano o industrias como la minería, fundamentalmente. Por demás los acuíferos pueden tardar miles de años en llenarse y se recargan con agua de los deshielo y las lluvias. 

El estudio advierte que 21 de los 37 mayores acuíferos del planeta rebasaron sus puntos de no retorno, es decir, que durante una década se ha retirado más agua de la reemplazada. Los acuíferos subterráneos suministran 35 % del líquido utilizado por los seres humanos en todo el mundo, y como es natural, su demanda se dispara en tiempos de sequía. Y este suceso va alcanzando niveles de epidemia tanto en naciones del primer como del tercer mundo, obviamente con mayor rigurosidad en estos últimos. 

Trece acuíferos disminuyeron su cantidad de agua hasta los niveles más preocupantes. El más crítico del orbe es el de Arabia, que abastece a unos 60 millones de personas. Según los investigadores, estos datos indican un problema a largo plazo susceptible de empeorar a medida que crece la dependencia de estas reservas naturales. 

(Fuente: Opciones)