20150608201352-grupo-g7.jpg


2:05:45 p.m.

Los mandatarios de Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Estados Unidos mostraron una postura firme sobre Rusia y su participación en el conflicto en Ucrania. Merkel dijo que, de ser necesario, los países del G-7 estaban listos para endurecer las sanciones contra Moscú.

La funcionaria alemana aseguró que el G-7 quiere que Moscú y Kiev cumplan cabalmente con el acuerdo de cese al fuego firmado el 12 de febrero en Minsk, capital de Bielorrusia, que detuvo gran parte de los enfrentamientos en el este de Ucrania entre separatistas prorrusos y fuerzas del Gobierno ucraniano.

"También estamos listos —si la situación escala, algo que no queremos— para endurecer las sanciones (...), aunque creemos que deberíamos hacer todo lo posible para avanzar en el proceso político (iniciado en) Minsk", dijo Merkel en la conferencia de prensa de cierre de la cumbre.

En el comunicado, los mandatarios señalaron que esperan que Rusia detenga su respaldo a las fuerzas separatistas en Ucrania e implemente por completo los acuerdos de Minsk.

Las sanciones, agregaron, "pueden ser retiradas cuando Rusia cumpla con estos compromisos".

"No queda mucho tiempo" para Grecia

Los líderes debatieron sobre la crisis de deuda de Grecia como grupo y también en encuentros bilaterales durante la reunión al pie de la montaña más alta de Alemania, el Zugspitze.

Merkel dijo que no queda mucho tiempo para llegar a un acuerdo que mantenga a Grecia en la zona euro y que Europa está dispuesta a mostrar solidaridad si Atenas implementa reformas económicas.

"Queremos que Grecia siga siendo parte de la zona euro, pero tenemos una posición clara de que la solidaridad con Grecia requiere que Grecia realice propuestas e implemente reformas", dijo.

"No queda mucho tiempo. Todos están trabajando intensamente. Ahora, cada día cuenta", agregó Merkel.

El Gobierno griego rechazó la semana pasada una propuesta para recibir ayuda financiera a cambio de reformas que había sido elaborada por sus acreedores europeos y el Fondo Monetario Internacional.

(Fuente: SWICH)