20150605130227-bachelet-papa-francisco.jpg


6:55:28 a.m.

Expectación en Chile por el encuentro que van a sostener mañana el papa Francisco y la presidenta Michelle Bachelet y, aunque la audiencia es reservada, se especula que la despenalización del aborto y la aspiración marítima boliviana estarán en el centro de la cita.

Bachelet, médica pediatra, agnóstica, separada tres hijos, envió al Congreso en enero un proyecto de ley para despenalizar el aborto en tres situaciones: inviabilidad del feto, peligro de la vida de la madre y violación, lo que para sectores conservadores y la jerarquía eclesiástica católica es un paso para la legalización del aborto en el país.

Sectores políticos creen también que la demanda marítima boliviana se tocará en algún momento, sobre todo por la visita que hará el Sumo Pontífice el próximo mes a Bolivia.

La aspiración boliviana se discute en la Corte Internacional de La Haya, la cual deberá pronunciarse a fines de año si es competente para abordar la materia que se arrastra desde siglo XIX cuando La Paz perdió su cualidad marítima tras la derrota en la Guerra del Pacífico.

Otro tema que va a estar presente es el viaje del Papa a Chile previsto para 2016, aunque aún no tiene fecha precisa.

El encuentro entre Bachelet y Francisco fue dos veces postergado luego que inicialmente estuviera programado para el año pasado junto a la mandataria argentina Cristina Fernández, para conmemorar los 30 años del Tratado de Paz y Amistad que puso fin al conflicto limítrofe entre los dos países tras la exitosa mediación vaticana del papa Juan Pablo II.

Bachelet ha dicho ante las expectativas por la reunión con el Pontífice que no cree que el pontífice se involucre en la disputa con Bolivia por la salida soberana al mar.

"El Papa hará una visita pastoral a Bolivia, tal como la que hará a Chile, y en eso ha sido bien claro. No creo que el Estado Vaticano quiera involucrarse en un problema bilateral y confío en lo que el Papa ha manifestado en este sentido", dijo la mandataria chilena.

Añadió que "espero poder hablar con él de temas que sean de interés común entre la Iglesia Católica y Chile, y por supuesto de la realidad latinoamericana que él tan bien conoce".

En la misma línea comentó que "el Papa es un líder espiritual muy importante, no solo para muchos de mis compatriotas, sino para esta época de cambios que vive el mundo. Su renovadora mirada sobre la justicia social y sobre el diálogo es un aporte para todos".   

"Voy contenta – —acotó—porque él es una persona muy llana y optimista; pero voy también entusiasmada porque sé que será una conversación profunda, porque conoce muy bien la realidad de los países de la región. Quiero también contarle del proceso de reformas que hemos emprendido en Chile, porque sé que él está muy interesado en todo lo que promueva la justicia y la igualdad".

Para Bachelet, Francisco "encarna un tipo de liderazgo muy novedoso, centrado en la relación con las personas y con sus vidas cotidianas. El es el Papa de la pizza y del fútbol" y, por lo mismo, expresó: "me gusta que el Papa sea cercano, que escuche lo que la gente tiene que decir, que esté atento a los cambios que se están viviendo en nuestro mundo".

Asimismo, valoró "la franqueza y transparencia en el reconocimiento de los desafíos de su institución. El ha abierto temas que antes estaban vedados. Eso será un legado no solo para la Iglesia, sino para todo el mundo social y político, porque las instituciones de la democracia atraviesan una crisis de confianza, y sus actos pueden ser una señal de coraje muy positiva".

(Fuente: ANSA)