20150529125615-fifa-funcionarios-corrupcion.jpg



6:10:29 a.m.

Señalado por muchos como el próximo presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y "sorprendido" ante el colosal escándalo de corrupción que amenaza con derrumbar a la máxima autoridad del fútbol de Brasil, el vicepresidente de la CBF, Delfim Peixoto Filho, desvela a Sputnik Nóvosti sus sospechas sobre intereses ocultos en el escándalo FIFA. 

—Resulta extraño que el mayor escándalo en la historia de la FIFA sea destapado por el FBI en la semana en la que Joseph Blatter aspira a su quinto mandato. ¿Qué opina sobre la actuación de la Justicia norteamericana? 

—Por lo que he leído en los periódicos, el Departamento de Justicia de Estados Unidos asegura tener pruebas de estos delitos desde hace al menos 20 años y que, incluso, grabaron conversaciones en Miami. Si es así, yo me pregunto: ¿Por qué entonces EEUU no actuó contra ellos?¿Por qué se actuó justo ahora? No tiene sentido, es demasiada coincidencia que Estados Unidos lance el escándalo de la FIFA justo ahora. Todavía existen más interrogantes en su versión que otra cosa. 

—¿Sería posible hablar de un interés por parte de Estados Unidos más allá del estrictamente deportivo?

—Desconozco exactamente esos intereses, pero resulta evidente que Estados Unidos tiene un claro interés en lograr una renovación dentro de la FIFA. No sé quién será su candidato, ni me meto en eso. De la misma manera que tampoco me declaro a favor de Blatter. Lo que sí puedo decir es que me sorprenden todas esas acusaciones sobre José Maria Marin porque lo conozco desde hace más de cuatro décadas.

—Hasta que se demuestre lo contrario, José Maria Marin sigue siendo inocente. ¿Cree que los principales medios de comunicación se han precipitado a la hora de tacharlo de corrupto?

—La prensa internacional ha sido una total irresponsable. Con sus reportajes han puesto la etiqueta de ladrón a una persona que todavía no ha sido juzgada y que, por tanto, merece el beneficio de la presunción de inocencia. Todo ello sin esperar a tener mayores informaciones o a que las investigaciones avancen. Sin embargo, la etiqueta que han querido colocar sobre Marin le acompañará el resto de su vida aunque se demuestre su inocencia.

—No es la primera vez que se vincula a un expresidente de la CBF a un escándalo de corrupción. ¿Usted cree en la inocencia de Jose Maria Marin?

—A lo largo de los años en los que compartimos trayectoria en el fútbol de Brasil, y son más de cuarenta, siempre lo tuve como un hombre serio y confiable. Por mi parte, hasta que no se demuestre lo contrario en un juicio justo seguirá siendo un hombre honorable. 

—¿Qué opina que la sede de la CBF en Río de Janeiro haya retirado el letrero "Sede José Maria Marin" que daba nombre al edificio? 

—Me parece un gran error, casi que una payasada, que se haya retirado el nombre de la sede de la CBF cuando Marin todavía no ha sido juzgado. Debido a la presión de la prensa se están dando por sentadas muchas cosas que después tendrán que ser demostradas ante un tribunal. Voy a solicitar personalmente a los miembros del Consejo de Administración de la CBF que restituyan el letrero de nuestro compañero Marin hasta que se demuestre su culpabilidad. Sería toda una señal de respeto a alguien que contribuyó tanto a la entidad. 

—La secretaria de Justicia de Estados Unidos, Loretta Lynch, dijo que estábamos ante "la punta del iceberg" de la corrupción en la FIFA. ¿Dónde cree usted que acabará todo el asunto?

—Eso dependerá de cómo el Departamento de Justicia, el FBI y supongo que, a partir de ahora, la Policía Federal de Brasil, gestionen el asunto. Si hay corrupción, lo mejor es que investiguen a fondo. Pero aviso de que si las futuras investigaciones no son bien llevadas podrían causar un daño irreparable al mundo del deporte. En el caso concreto de Brasil el daño ya ha sido infligido, por lo que ahora solo queda investigar hasta que todo salga a la luz.

—Son muchos los que creen que el escándalo en la CBF podría afectar también al actual presidente, Marco Polo del Nero, y le señalan como próximo presidente al mando. ¿Es posible que el escándalo le acabe situando al frente del fútbol de Brasil? 

—Como digo, falta mucho por investigar y por demostrar. Es cierto que tras Marco Polo del Nero y siguiendo la "línea sucesora" en la CBF, el que lleva más tiempo en la misma soy yo. Por eso es muy probable que en algún momento acabe ocupando ese puesto (…). No obstante, lo que en estos momentos hay que hacer es apoyar la transparencia y a aquellos compañeros que, hasta que se demuestre lo contrario, continúan siendo inocentes.

(Fuente: MSN)

Lea también: