20150524235525-sable-de-san-martin-argentina.jpg


5:45:11 p.m.

El sable corvo del general José de San Martín, el Libertador de América, fue trasladado hoy al Museo Histórico Nacional, en Buenos Aires, 50 años más tarde.

Tras ser repatriada el arma, fue depositada en 1897 en el Museo Histórico Nacional, donde permaneció 67 años, pero en 1967 el dictador Juan Carlos Onganía decretó su traslado al Regimiento de Granaderos a Caballos General San Martín la guarda y custodia del sable corvo, donde permaneció hasta hoy.

La pieza fue depositada en el lugar de guarda, una vitrina custodiada por el Regimiento de Granaderos a Caballo, por la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en el Museo Histórico Nacional.

El sable del Padre de la Patria argentina fue trasladado en una cureña desde la sede del Regimiento de Granaderos a Caballo, en el barrio de Palermo, hasta el Museo Histórico Nacional, en el Parque Lezama, del barrio de San Telmo.

La caravana realizada a caballo tuvo una parada en la Catedral Metropolitana, donde descansan los restos de San Martín.

El sable es el arma que acompañó a San Martín durante la Guerra de la Independencia y que legó a Juan Manuel de Rosas, hasta que sus descendientes decidieron donarlo al Estado Nacional, en 1897, bajo custodia del Museo Histórico Nacional.

"Esta arma es la que lo va a acompañar a San Martín durante toda su vida, y tiene una historia altamente interesante y apasionante: es un thriller todo lo que va a pasando con el arma", dijo el historiador Felipe Piña, autor de "La voz del gran jefe", sobre el Libertador de Argentina, Chile y Perú.

"Era un sable de combate, muy eficiente, que se usaba entre balazo y balazo: en esas ocasiones había que usar armas cortas y esto era fundamental para salvar tu vida y para atacar", destacó el historiador, en diálogo con Canal 7, la Televisión Pública.

El acto de hoy se enmarca en los festejos de la Semana de Mayo, al cumplirse mañana lunes el 205 aniversario de la Revolución del 25 de mayo de 1810 sobre la corona española.

(Fuente: ANSA)