20150518021922-1037306317.jpg

 

8:14:53 p.m.

El papa Francisco ha canonizado hoy en el Vaticano a dos monjas palestinas que vivieron en los siglos XIX y principios del XX y que se han convertido en las primeras santas árabes de la historia. 

La ceremonia, a la que ha asistido el presidente palestino, Mahmud Abás, se ha celebrado en la Plaza de San Pedro unos días después de que el Vaticano reconociera de facto al Estado de Palestina.

No obstante, la canonización no está directamente relacionada con el acuerdo al que el Vaticano ha llegado con Palestina, anunciado por la Santa Sede el miércoles pasado y que está relacionado con las cuestiones religiosas en Jerusalén este, Cisjordania y Gaza. 

Las dos nuevas santas son la hermana son Mariam Baouardy, conocida como Beata María de Jesús Crucificado, que murió en 1878 a los 35 años, y la Beata María Alfonsina Danil Ghattas, que falleció en 1927 a los 80 años. 

Baouardy, una mística, nació en una familia católica griega en el pueblo de Ibillin, en Galilea, en 1843. De adulta se unió a la orden carmelita en un convento en Francia. Estableció conventos en la India y en Belén, y planeaba construir uno en Nazaret, pero murió antes de poder hacerlo. 

Su proceso de canonización se inició en 1927. En 1981, el papa Juan Pablo II la reconoció como venerable (la primera etapa en el proceso), fue beatificada en 1983.


Ghattas nació en el seno de una familia cristiana en Jerusalén y se unió a la Congregación de las Hermanas de San José de la Aparición a los 15 años. Estableció la Congregación de las Hermanas del Santísimo Rosario, una orden de mujeres árabes que dedican sus vidas a servir a la Iglesia en Tierra Santa. Fue reconocida como venerable por Juan Pablo II en 1995 y beatificada por el papa Benedicto XVI en el 2009. 

La Plaza de San Pedro se ha vestido de gala para la ocasión con los retratos de las dos palestinas y otras dos monjas recién santificadas, la francesa Jeanne-Emilie de Villeneuve y la italiana María Cristina de la Inmaculada Concepción Brando. 

Al acto celebrado esta mañana en Roma ha asistido también una delegación de autoridades religiosas de Tierra Santa encabezada por el Patriarca Latino de Jerusalén, Fuad Twal, que en un comunicado ha calificado a las dos nuevas santas de "ejemplo para cristianos, los musulmanes y judíos". 

"Es un signo de nuestro tiempo moderno que sugiere que podemos hablar de las tres religiones sin discriminación alguna", ha afirmado Twal.

(Fuente: MSN)