20150515120234-doctora-ana-sanchez-collazo.jpg


5:58:57 a.m.

El Coloquio Internacional “La guerra  necesaria. Organización e inicio”, comenzó a sesionar este miércoles en la sede del Centro de Estudios Martianos (CEM), en la capital, convocado por esa institución con el coauspicio de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba, el Movimiento Juvenil Martiano, el Instituto de Historia de Cuba y la Sociedad Cultural José Martí.

En las palabras de apertura, la Doctora Ana Sánchez Collazo, directora del CEM, agradeció a los asistentes por la positiva respuesta a la convocatoria que reúne a historiadores, maestros y otras personas interesadas en exponer sus ideas en torno al inicio de la Guerra de Independencia de 1895, en ocasión de su aniversario 120.

La Doctora Sánchez Collazo precisó que este evento rinde “justo homenaje al más alto exponente del pensamiento cubano, nuestro Apóstol José Martí”,  y a iguales aniversarios de otros importantes hechos de nuestra historia que siempre debemos recordar “para combatir la desmemoria histórica que tratan de cultivar nuestros enemigos de forma abierta o encubierta”.

Señaló que el objetivo principal de este coloquio internacional, en el cual participan representantes de  Costa Rica, Estados Unidos, Argentina y Guatemala, además de Cuba, es  “analizar, con un enfoque multidisciplinario, el quehacer del Maestro en la preparación de la Guerra de Independencia de 1895, uno de los acontecimientos más importantes de la historia de nuestro país”.

Recordó que  “el gran mérito histórico  de Martí fue el reunir a todos los factores dispuestos a la guerra, organizarla, hacerla viable, y transmitirle una ideología, una proyección política con un gran realismo y sentido práctico”.

Indicó que para lograr ese empeño, no pocos obstáculos tuvo que sortear, con inteligencia y virtud, y con su labor se ganó el respeto  de Máximo Gómez  y Antonio Maceo, dos guerreros de inmenso prestigio dentro de las filas independentistas.

“Desde Estados Unidos organizó la Guerra Necesaria, que aspiraba fuera humanitaria y breve, con la intención de que el heroísmo juicioso de las Antillas promoviera el trato justo de los pueblos y naciones, y además, ayudaría al equilibrio del mundo.

“Varias son las enseñanzas que nos legó el Maestro, entre ellas la alerta de peligro que para Cuba y Norteamérica representa ‘el gigante de siete leguas’; la importancia de la unidad para enfrentar todos los obstáculos; la fuerza del ejemplo, de la virtud; su ética de servicio,  su doctrina del amor triunfante.

En la sesión inaugural, el Doctor en Ciencias Históricas Ibrahim Hidalgo de Paz, investigador del CEM y Premio Nacional de Historia, pronunció una conferencia magistral titulada “Martí: Temas inacabables. Nuevos conocimientos”, y la Embajadora de la República de El Salvador, Excelentísima Señora Sandra Alvarado, entregó al Doctor Armando Hart Dávalos y a la Doctora Ana Collazo, una carta del Presidente de su país, Salvador Sánchez Cerén, en agradecimiento por la colección de la edición crítica de las Obras completas de José Martí que le fue obsequiada

Este coloquio, que hasta el venidero viernes analizará más de un centenar de ponencias, en su primera jornada contó también con la presencia de la  Doctora Fina García Marruz, poetisa e investigadora literaria; directivos de la Oficina del Programa Martiano y de la Sociedad Cultural José Martí, así como de prestigiosos intelectuales y colaboradores del CEM.

(Fuente: Trabajadores)