20150513033102-raul-castro-ruz.jpg

 

9:15:46 p.m. 

El presidente cubano, Raúl Castro, declaró hoy que el proceso de restablecimiento de los vínculos con Estados Unidos va bien, pero "a nuestro ritmo". 

"No queremos tomar ninguna medida que sacrifique a nuestro pueblo. Eso es lo más importante", dijo a la prensa en el aeropuerto internacional José Martí, tras despedir al jefe de Estado francés, Francois Hollande. 

Raúl Castro declaró que el presidente norteamericano, Barack Obama, tiene la facultad ejecutiva de presentar al Congreso, como ya lo hizo, la orden de excluir a Cuba de la llamada lista de Estados patrocinadores del terrorismo. 

El mandatario recordó la injusticia de incluir a la nación caribeña en ese listado, cuando en realidad, "los muertos los ponemos nosotros". 

De acuerdo con una investigación histórica, jurídica y política, desde el triunfo de la Revolución, en 1959, los ataques terroristas ordenados o apoyados por Estados Unidos ocasionaron la muerte a tres mil 478 cubanos, en tanto que otros dos mil 99 quedaron incapacitados. 

En unos días se cumple el plazo para levantar ese tipo de acusación, dijo Raúl Castro al referirse a la decisión de Obama de excluir a Cuba de esa lista, y anunció que entonces se podrán nombrar los embajadores. 

Manifestó que ambos países también conversan sobre las restricciones de movimiento de los diplomáticos estadounidense en Cuba, medida similar a las aplicadas a las misiones cubanas en Washington y ante Naciones Unidas. 

Lo que más preocupa es que los diplomáticos estadounidenses continúen haciendo aquí las cosas ilegales que han estado realizando hasta ahora y que no se pueden permitir, precisó, al subrayar la necesidad de ajustarse a los acuerdos internacionales en la materia (Convención de Viena de 1948). 

Raúl Castro reiteró que una cosa será el restablecimiento de los vínculos diplomáticos, la apertura de embajadas y el nombramiento de embajadores, y otra normalizar completamente las relaciones. 

Esto último pasará en primera instancia por eliminar completamente el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba que ya dura más de cinco décadas, puntualizó. 

Igualmente, reafirmó la exigencia cubana de la devolución de la base de Guantánamo, territorio de la isla ocupado ilegalmente por Estados Unidos, para avanzar hacia la normalización de los vínculos. 

Preguntado por Prensa Latina sobre el futuro de las relaciones entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea (UE), dijo Raúl que los próximos 11 y 12 de junio tendrá lugar en Bruselas una cumbre entre ambos mecanismos. 

El presidente se refirió también a la llamada Posición Común Europea, una política injerencista impulsada en 1996 por el entonces presidente del gobierno español, José María Aznar, que limita las relaciones de la UE con Cuba. 

"Esa posición común nunca debió de existir", afirmó el jefe de Estado cubano y expresó su confianza en que ese tema se va a resolver. 

(Fuente: PL)