20150503050921-222475-620-282.jpg

 

10:53:07 p.m.

La bailarina hispano rusa Maya Plisetskaya*, una de los símbolos de la danza clásica, ha fallecido este sábado por la tarde en Munich de un infarto a los 89 años. 

Ha muerto la bailarina, la doncella-cisne por excelencia, la inolvidable Odette-Odile, el moribundo cisne de Saint-Saëns, el más grandioso que muriera en escenario alguno.

Su legendaria interpretación de “La muerte del cisne” intentó ser copiada por generaciones de bailarinas de todas las latitudes, pero jamás ocasionaron el impacto ni dejaron el legado del suyo; ni siquiera la Pavlova manejó aquellos brazos alados como ella.

En una entrevista, al preguntársele sobre ese modo tan suyo de interpretar sus cisnes, ella contó que había pasado jornadas enteras observando el comportamiento de esas aves en los estanques y la forma en que movían sus cuellos y agitaban las alas con el fin de reproducirlo en la anatomía humana, que era tan diferente. El resultado queda para la historia en los videos y películas que recogen sus actuaciones.

La impresión que me produjo su cisne muriendo en escena, cuando la vi a mis 6 ó 7 años en el teatro García Lorca de la Habana, dejaron una huella que me acompaña hasta hoy.

Fue un privilegio haber podido disfrutar de una bailarina cuyo talento y entrega personificaron lo mejor del arte del ballet. Descanse en paz, Prima Ballerina Assoluta.

* Plisetskaya fue "la prima ballerina assoluta" de una generación en la que figuran también la cubana Alicia Alonso o británica Margot Fonteyn. La artista dirigió, entre 1987 y 1990, el Ballet del Teatro Lírico Nacional de España, tenía la medalla de oro de Bellas Artes y en 1993 obtuvo la nacionalidad española.

(Fuente: El blog de Daina Chaviano)