20150429102527-viajes-eeuu-cuba.jpg


4:21:35 a.m.

Legisladores republicanos presentaron el martes en el Congreso estadounidense un proyecto que impondría restricciones y límites a los viajes al país caribeño.  Es una de las primeras maniobras para contrarrestar las medidas hacia Cuba tomadas en los últimos meses por la administración Obama.

Según el blog The Hill, que monitorea y analiza la vida política de Washington, los republicanos introdujeron en la Cámara de Representantes una ley de gasto fiscal para 2016 en la que incluyeron una cláusula adicional que busca limitar los viajes entre Estados Unidos y la Isla, un paso entendido como “un esfuerzo para torpedear las acciones de la administración Obama dirigidas a normalizar relaciones con Cuba”.

La cláusula, una de las añadidas a la ley de fondos para los Departamentos de Transporte y de Vivienda y Desarrollo Urbano, de 55 300 millones de dólares, bloquearía el financiamiento para nuevos servicios aéreos regulares entre EE.UU. y Cuba —en los que han mostrado interés varias importantes compañías, incluidas las que actualmente operan vuelos chárter— “si esos vuelos aterrizan o pasan a través de propiedad confiscada por el gobierno cubano”.

Otra provisión apunta a bloquear fondos destinados a la Comisión Marítima Federal o el administrador de la Administración Marítima del Departamento de Transporte de los Estados Unidos para emitir licencias o certificaciones a cualquier barco que haya atracado durante los últimos 180 días en un radio de siete millas de un puerto en propiedad confiscada por el gobierno cubano.

El panel relacionado con el manejo de la ley de presupuesto anual dentro del Comité de Apropiaciones de la Cámara está a cargo del representante cubanoamericano Mario Díaz-Balart (republicano por la Florida), uno de los legisladores que han expresado una fuerte oposición al giro dado por la Casa Blanca en la política hacia Cuba

La acción llega poco más de tres meses después de que la administración emitiera varias modificaciones al régimen de sanciones a Cuba, incluidas medidas que facilitaban los viajes de los Estadounidenses al país caribeño y tendían a favorecer su gasto en el destino e importaciones personales limitadas, incluidos productos de tabaco y ron.

El alza en la demanda y —según reportes de touroperadores— en el flujo de viajes a Cuba, ha despertado el interés de varios subsectores de la industria, desde aerolíneas y agencias de viajes hasta líneas de cruceros y compañías que buscan licencias para iniciar servicios de ferry entre ambas orillas del Estrecho de la Florida.

(Fuente: CC)

Artículos relacionados: