20150412022941-una-sola-estrategia-cumbre-.jpg

 

7:37:25 p.m.

 Por Mercedes Rodríguez García

« [...] Ya suena el himno unánime; la generación actual lleva a cuestas, por el camino abonado por los padres sublimes, la América trabajadora; del Bravo a Magallanes, sentado en el lomo del cóndor, regó el Gran Semí, por las naciones románticas del continente y por las islas dolorosos del mar, la semilla de la América nueva!

José Martí en el ensayo «Nuestra América», 1891.

No tanto como Raúl, pero Obama fue claro y no ocultó sus verdaderos propósitos en la alocución que hiciera el 17 de diciembre de 2014. De modo que si solo cambian los métodos pero los objetivos persisten, no hay porque pensar que en la Cumbre de Las Américas tenga lugar un giro de 180 grados en materia de política con respecto a Cuba, ni tampoco con América Latina.

Y fuera bonito pensar otra cosa, porque la cita que hoy concluye en Panamá ha estado rodeada de grandiosas expectativas sobre el futuro de la isla, interesada más que nadie en normalizar sus relaciones con EE.UU., pero «sin sombra a nuestra independencia nacional y autodeterminación» y, «sin renunciar a uno solo de nuestros principios», condicionantes reiteradas por Fidel y Raúl, en distintos momentos y circunstancias de la nación cubana.

Pues allí, en la VII Cumbre de las Américas, gracias al reclamo solidario de la mayor parte de las naciones Latinoamericanas y Caribeñas, junto a Barack Obama y otros 33 Jefes de Estado y de Gobierno del Hemisferio está el presidente cubano, dispuesto a continuar el diálogo sincero y respetuoso, sobre la base de la igualdad para tratar los más diversos temas de forma recíproca.

Dialogo que siempre será reflejo del pensar y sentir de sus compatriotas, agrupados en numerosas y diversas organizaciones de masas, sindicales, campesinas, femeninas, estudiantiles, de escritores y artistas, y no de unos pocos cientos de individuos que reciben dinero, instrucciones y oxígeno del imperio norteño, y como los que en esta oportunidad, en el contexto del Foro de la Sociedad Civil han llenado de guijarros el camino a favor del acercamiento de posiciones entre las dos Américas.

Hijos desleales, malas personas, que jamás sabrán comportarse con la educación, cultura, altura e hidalguía de quienes sí fueron allí para participar en «un diálogo político sobre cuestiones de soberanía, sociedad civil, nacionalidad, o sencillamente Cuba», como expresara hace poco nuestro digno y queridísimo Eusebio Leal.

Aunque antes habría que hablar del marabuzal que en igual sentido representó la orden ejecutiva de la Casa Blanca designando a Venezuela como una amenaza para la Seguridad Nacional de EE.UU. Desacertada decisión que actuó como un boomerang al avivar más los sentimientos patrióticos, chavistas y anti-imperialistas de la nación bolivariana, a la vez que levantó protestas a escala mundial y originó que diez millones de ciudadanos de todos los países —de ellos tres millones de cubanos— estamparan su firma en solidaridad con el pueblo que representa su legítimo presidente, Nicolás Maduro.

De nuevo han fracasado los planes del Pentágono, y aunque Obama ya no cree que Venezuela constituya una amenaza para Estados Unidos, las sanciones contra el hermano país continúan en pie. El presidente estadounidense no pudo imaginarse que su rúbrica serviría de acicate a las fuerzas de la soberanía latinoamericana para acrecentar la voluntad de soberanía e independencia.

El escenario coexiste complejo, y la Cumbre no es un acelerador de partículas. Por lo tanto las relaciones de EE.UU. con sus vecinos del Sur solo mejorarán en la medida que este abandone los intentos neocoloniales, deje de pensar en América Latina como su traspatio y de tratarla como un rey a sus súbditos. Con Cuba, y ahora con Venezuela, ha quedado demostrado que las políticas de acoso y asfixia, no funcionan en la actualidad, y si lo hacen, es en reversa y solo favorecen la unidad y solidaridad de los pueblos.  

Unidad y solidaridad que tiene su simiente en las fallidas aspiraciones de Simón Bolívar de integrar a toda la América hispana en una Confederación, idea que venía desde Francisco de Miranda, quien propuso el nombre de Colombia para esa eventual nación. Al respecto escribe El Libertador en la conocida Carta de Jamaica, fechada el 6 de septiembre de 1815. (1)

«[...] ¡Qué bello sería que el Istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corinto para los griegos! Ojalá que algún día tengamos la fortuna de instalar allí un augusto congreso de los representantes de las repúblicas, reinos e imperios a tratar y discutir sobre los altos intereses de la paz y de la guerra, con las naciones de las otras partes del mundo. Esta especie de corporación podrá tener lugar en alguna época dichosa de nuestra regeneración...».

Integración y unidad latinoamericanas con la que también soñó nuestro Apóstol. Él —como nadie en su época— comprendió la necesidad de ir adelante con la obra de integración multinacional de Bolívar, de ahí su capacidad para elaborar una estrategia revolucionaria capaz de sobrepasar los límites de la independencia nacional y darle un carácter verdaderamente continental a la lucha. Estrategia de un genio que aspiraba sobre todo a impedir que el imperialismo norteamericano en ciernes cayera sobre las Antillas y sobre el resto de nuestra América.

« [...] Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber, puesto que lo entiendo y tengo ánimo con que realizarlo,  de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy y haré es para eso… [...]  impedir que en Cuba se abra, por la anexión de los imperialistas de allá y los españoles, el camino que ha de cegar y con nuestra sangre estamos cegando, de la anexión de los pueblos de nuestra América al Norte revuelto y brutal que los desprecia», expresa en carta inconclusa dirigida a su amigo Manuel Mercado, el 18 de mayo de 1895, un día antes de su caída en combate. (2)

El tiempo transcurrido de entonces acá se ha encargado de otorgarle plena vigencia al ideario martiano-bolivariano, retomado en sus esencias por líderes latinoamericanos contemporáneos como Evo Morales, Rafael Correa y Nicolás Maduro, cuyos paradigmas más cercanos se encuentran en Fidel y Chávez, dos hombres marcados por la misma misión humanista y unificadora, y que la historia ya ha situado en su cumbre.

Y no precisamente en la Cumbre de esas Américas, que nació torcida, en 1994, bajo la órbita de la Organización de Estados Americanos (OEA) y con la asistencia de los presidentes de todos los países americanos —menos el de Cuba, excluida de la OEA desde 1962— y con el objetivo de alinear a la región, plagada de gobiernos conservadores, en un contexto global de creciente hegemonía estadounidense.

Una OEA que no ha variado un ápice desde aquel lunes 26 de septiembre de 1960 en que Fidel hiciera su primera intervención en la ONU, hablando claro sobre una Organización de Naciones Unidas de oídos sordos ante las amenazas, acciones terroristas, agresiones económicas y los intentos que Cuba había hecho en su seno para condenarlas; y sobre la indiferencia mostrada por el gobierno de Estados Unidos ante la disposición de Cuba de sentarse a discutir sus problemas civilizadamente. 

Fue el famoso discurso de «¡Desaparezca la filosofía del despojo, y habrá desaparecido la filosofía de la guerra! ¡Desaparezcan las colonias, desaparezca la explotación de los países por los monopolios, y entonces la humanidad habrá alcanzado una verdadera etapa de progreso!» (3)

Dos años después, desde Cuba, Fidel llamaría a la unidad de América, socavada por «el divisionismo, el sectarismo, el dogmatismo la falta de amplitud para analizar el papel que corresponde a cada capa social, a sus partidos, organizaciones y dirigentes», factores que siempre han actuado en detrimento de la unidad de acción imprescindible entre las fuerzas democráticas y progresistas de nuestros pueblos.

Se trataba del mensaje del Pueblo de Cuba a los pueblos de América y del Mundo, más conocido como Segunda Declaración de La Habana. Una de las alocuciones más importantes y célebres de Fidel, la de «Porque esta gran humanidad ha dicho “¡Basta!” y ha echado a andar.  Y su marcha de gigantes ya no se detendrá hasta conquistar la verdadera independencia…», que luego el Che hiciera famosa, con su discurso en la ONU, el 11 de diciembre de 1964. (4)

Las lecciones han sido aprendidas y los pueblos del Sur se han vuelto desconfiados ante todo lo que venga de sus vecinos del Norte. Y aunque la diplomacia y el protocolo obliguen a estrechones de manos ante las cámaras, aún existen laceraciones indelebles, heridas abiertas, que habrá necesariamente que cerrar, borrar; cuentas pendientes que deberán ser saldadas; verdades por aceptar; mentiras, por confesar; perdones por otorgar; miserias por solventar, sanciones por levantar; cercos por desbloquear.

De ahí la resonancia de la actual Cumbre, y lo vital que resultan las propuestas constructivas de quienes, con objetivos muy claros y políticas superadoras, han proclamado el respeto a la autodeterminación de los pueblos de la región, o denunciado sin ambajes los designios injerencistas y neocoloniales de la superpotencias norteamericana, o reclamado para su tierra el control sobre los recursos naturales en manos de potencias extranjeras, o lo que debería ser fin común y para todos los tiempos: la soberanía de las naciones del subcontinente.

En lo que respecta a Cuba, ya sabemos las condiciones. Y aunque en materia de política no todo se publica o se dice, por aquello de que «hay cosas que para que sean han de andar ocultas» y en silencio deberán transcurrir, otras mantendrán el hálito maceísta de intransigencia, más allá de que sea retirada de la lista de países que EE.UU considera patrocinadores del terrorismo, asunto que gravita sobre el restablecimiento de relaciones con nuestro país y la apertura de embajadas.

Pero no olvidemos que Obama se apresta a conquistar posiciones entre la comunidad caribeña y a clausurar lo mejor posible su paso por las Cumbres Americanas. Él conoce la historia y sabe de geografía. América Latina y el Caribe han cambiado mucho, aunque le cueste entenderlo.

Unidos, seremos invencibles. Ya los árboles van poniéndose en fila para que no pase a sus anchas el gigante de las siete leguas. Ojalá sea esta cumbre el augusto congreso y la época dichosa que imaginó Bolívar. Ojalá, en virtud de la Patria Grande, Nuestra América llegue —con sus diferencias y particulares— a integrarse en una sola.

Como otras dos alas de un mismo pájaro Cuba y Venezuela han de permanecer unidas. Quien por ellas se levante hoy, lo hará para todos los tiempos. No permitamos que nadie quebrante la unidad y la región de paz, de desarrollo, de tranquilidad y armonía que nos hemos propuesto. No hay otra estrategia. Y para ratificarla, no existe mejor momento ni lugar que esta VII Cumbre, instalada en Panamá, la cintura de América.

(1) Carta de Jamaica, fechada en Kingston el 6 de septiembre de 1815 , y la cual estaba dirigido a un inglés quien se presume pudo haber sido Henry Cullen, súbdito británico, residenciado en Falmouth, cerca de Montego Bay, en la costa norte de Jamaica.

 (2) Carta de José Martí a Mauel Mercado, fechada el 18 de mayo de 1895

(3) Discurso completo de Fidel Castro Ruz en la ONU, el 26 de septiembre de 1960

(4) Discurso completo del Comandante Ernesto Guevara en la ONU, el 11 de diciembre de 1964 (+Video)

Enlace relacionado: