20150302124708-cristina-argentina.jpg

 

6:37:22 a.m.

Lo expresó la presidenta argentina ante el Congreso de la nación, que este domingo celebró el 133 periodo de sesiones ordinarias. Cristina Fernández, defendió los logros de su gestión al frente del país. Dijo que presentará tres proyectos de ley destinados al de­sarrollo industrial, defender al sector productivo y crear más puestos de trabajo.

La mandataria inauguró este do­mingo el 133 periodo de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación ante un recinto repleto y una multitudinaria concentración de simpatizantes en sus alrededores, reporta la agencia Prensa Latina.

Entre los muchos temas que abordó en su discurso, la mandataria adelantó que enviará un anteproyecto para elevar a rango de ley el decreto que implementó el Programa Nacio­nal de Parques Industriales, que au­mentó el número de esos complejos de 80 en el 2003 a más de 400 este año.

En ellos funcionan más de 7 800 empresas, incluidas pequeñas y me­dianas, y laboran más de 250 000 trabajadores en estos parques industriales en 18 provincias.

El pasado noviembre habían 223 de estos centros productivos en proyecto, y el objetivo es llegar a un total de 550 parques en el 2020.

Igualmente, Cristina Fernández an­ticipó que presentará al parlamento una iniciativa para crear la patente argentina para modelos y diseños industriales, dirigida a defender a los empresarios y compañías nacionales.

Un tercer proyecto que la pre­sidenta espera que la casa legislativa convierta en ley es un plan para facilitar financiamiento a programas productivos y a empresas del país.

En su discurso, en el cual destacó los logros de sus dos gestiones ejecutivas, más la del extinto Néstor Kir­chner, la jefa de Estado aseveró que hoy ya no hay paciente infantil en espera de una cirugía por cardiopatía congénita, al tiempo que es líder mundial en trasplante de órganos.

Asimismo, resaltó que otro de los éxitos en materia de salud es garantizar la atención y cirugía gratuita a 400 in­fantes con labio leporino, a 250 con pie bot o pie equinovaro y a 590 que padecen de displasia congénita de cadera.

Cristina Fernández destacó que Argentina al igual que Cuba son los países con más médicos por habitantes, incluso en comparación con na­ciones industrializadas, pero que, sin embargo, en el país la distribución de galenos es muy desigual.

Están concentrados en los principales centros urbanos, en particular Buenos Aires, Córdoba y Rosario, por eso impulsará —afirmó— el Progra­ma CiberSalud, el cual conectará a todos los hospitales públicos con los principales centros de alta tecnología.

De esa forma, los médicos en zo­nas remotas que requieran consultar con especialistas sobre una patología en particular lo podrán hacer sin problemas gracias a esta red de conectividad.

Otro de los temas abordados en el discurso de Fernández de Kirchner fue la alianza estratégica con China, y aseveró que los acuerdos recientemente sellados con ese país contribuirán al desarrollo del sector productivo, energético y la infraestructura.

Hizo referencia a las florecientes relaciones con Beijing en el discurso para abrir el nuevo año legislativo en una audiencia especial de ambas cámaras del Congreso, en el cual llamó a los legisladores, en especial los opositores, a recapacitar sobre el papel cada vez más importante del gigante asiático en el mundo.

Bajo esa óptica, recomendó que “hay que seguir ampliando las fronteras”, y se refirió a los pactos económicos y de desarrollo energético y producción de hidrocarburos con Rusia.

Otro de los temas fue el caso AMIA, donde señaló que el atentado a la AMIA no fue solo un atentado contra los israelitas ni contra el Estado de Israel, fue un atentado contra la República Argentina y contra los ar­gentinos. “Yo lo denuncio como un atentado contra Argentina”, reiteró.

“Desgraciadamente el caso AMIA se convirtió en un tablero de ajedrez de la política nacional e internacional”, añadió.

También comentó sobre los fondos buitre, donde resaltó que el Go­bierno argentino logró “desendeudar definitivamente a la Argentina”.

Los fondos buitres son “chupadores de sangre internacionalmente re­conocidos”, denunció. “Ya nunca más gobiernos que tengan que tomar deu­da para pagar deuda. Si nos endeudamos que sea para obras de infraestructura, de crecimiento, y no para ganancias del sector financiero internacional”, señaló.

(Fuente: Granma)