20150206040017-cuba-venezuela.jpg


8:47:53 p.m.

Como si la película de la pasada edición en Isla Margarita se repitiera, la selección Vegueros de Pinar del Río cayó por tercera ocasión en la Serie del Caribe, esta vez ante la selección Caribes de Anzoátegui, de Venezuela, y ahora tendrá que esperar para su avance a semifinales por una victoria de los Gigantes de Cibao o terminar con mejor coeficiente en una fórmula de desempate.

En el partido de este jueves, la tropa cubana comenzó delante tras jonrón de Alexander Malleta en el segundo capítulo— primero de nuestro equipo—, pero el abridor Yoanni Yera no pudo aguantar la ofensiva morocha y en el tercer capítulo saltó del box tras tolerar cuatro anotaciones, a la postre decisivas.

Muy afectado con su pitcheo, el mentor Alfonso Urquiola estiró al máximo al zurdo matancero hasta que se vio obligado a sustituirlo por otro siniestro, Liván Moinello, quien otra vez tuvo una salida aceptable, al tirar 3,2 inning con una sola carrera permitida, por cuadrangular de Balbino Fuenmayor. Jonder Martínez se encargó del último tercio y soportó la sexta por error de Donal Duarte en el noveno.

Hacia dentro, la alineación cubana volvió a sufrir variación por las lesión de Luis Yander la O, en tanto Alexei Bell tuvo que salir tras su segunda vez al bate por resentirse un dolor en la cervical. La segunda carrera llegó en el octavo por cuadrangular de Luis Alberto Valdés, mientras Alfredo Despaigne y el propio Malleta fueron los únicos que pudieron ligar par de sencillos en cuatro turnos.

La amenaza del noveno inning —Vegueros puso corredores en primera y segunda—, volvió a esfumarse cuando falló el emergente Frederich Cepeda y el hombre proa, Roel Santos. De un resultado previsible, lo más lamentable fue quedar a la espera de lo que puedan hacer otros, pues siempre es preferible clasificar por esfuerzo propio.

Los Vegueros de Pinar terminan con balance de un triunfo y tres fracasos y una victoria de los Gigantes de Cibao en alguno de los dos encuentros que le quedan nos daría el boleto a semifinal como cuarto lugar, en tanto de caer dos veces los quisqueyanos —con sonrisa incluida por supuesto para los Cangrejeros de Santurce— habría que acudir al sistema de desempate que establece la Confederación para estos casos.

Según lo establecido por Reglamento la fórmula para decidir entre tres equipos con mismo balance sería: carreras anotadas divido entre entradas jugadas a la ofensiva MENOS el número de carreras permitidas entre las entradas jugadas a la defensiva. Esperamos que Cuba no tenga que llegar hasta ahí, pues su balance hoy da -0.234.

MORALEJAS DEL PARTIDO:

  • En las únicas dos ocasiones que logramos embasar dos corredores, nunca apareció el batazo oportuno para remolcarlos hacia el home.
  • Yadiel Hernández no ha estado bien a la ofensiva y aunque en sentido general ningún jardinero, excepto Despaigne, ha estado bien, tendrá que valorarse si abre como titular en una hipotética semifinal.
  • En par de ocasiones notamos indecisión entre los jugadores para fildear un batazo; uno de ellos costó un triple de Giorky Hernández, clave en el racimo de cuatro carreras de los venezolanos
  • Los más jóvenes del conjunto se han visto con menos presión que los consagrados. ¿Será esta una señal de renovación o de mala forma deportiva para la competencia?
  • Aparecieron los jonrones (por cierto solo tres se habían conectado antes de este juego en toda la justa), ambos con bases limpias, lo cual sin ser armas esenciales pueden cambiar la decoración de una pizarra en algún momento.
  • Es preocupante el número de ponches que han recibido nuestros bateadores en los dos últimos partidos: 20 en 19 entradas. ¿Falta tacto o es cierto que la zona bajita que cantan los árbitros los está afectando.
  • Haber marcado seis carreras en tres encuentros clasifica, sin duda, entre la producción más baja de una selección cubana en torneos internacionales.

Sin embargo, cómo producir o fabricar carreras si nos faltan los remolcadores a la hora cero. Ojalá y el sábado veamos un conjunto dispuesto a enseñar el mejor béisbol de Cuba, que lo más parecido fue el visto contra Puerto Rico.

Alineaciones iniciales: Caribes de Anzoátegui: Gorkys Hernández (CF), Orlando Arcia (SS), Alexi Amarista (2B), Rafael Fuenmayor (BD), Féliz Pérez (RF), José Castillo (LF), Oscar Salazar (1B), José Gil (C), Tomás Perez (3B) y César Valdés (P) Vegueros de Pinar del Río: Roel Santos (CF, Donal Duarte (3b), Yulieski Gurriel (2b), Alfredo Despaigne (Bd), Yadiel Hernández (LF), Alexei Bell (rf), Alexander Malleta (1b), Luis Alberto Valdés (SS), FRank Camilo Morejón (C), Yoanni Yera (P)

(Fuente: Trabajadores)