20150126033344-papa-francisco.jpg


9:08:41 p.m.

El papa Francisco afirmó hoy que "el antídoto más eficaz contra toda forma de violencia" es la concepción de "la diferencia como riqueza y fecundidad".

Lo afirmó Jorge Bergoglio al recibir hoy en audiencia a los participantes del encuentro del Instituto Pontificio de Estudios árabes e islamismo (Pisai) por los 50 años de su fundación.

"Los 50 años del Pisai en Roma demuestran cuánto la Iglesia universal, en el clima de renovación postconciliar ha comprendido la importante necesidad de un instituto explícitamente dedicado a la búsqueda y a la formación de operadores del diálogo con los musulmanes", recordó el Pontífice.

Y añadió: "quizá nunca como ahora se advierte tal necesidad, porque el antídoto más eficaz contra toda forma de violencia es educar a descubrir y aceptar la diferencia como riqueza y fecundidad". Francisco dijo que "al principio del diálogo está el encuentro: uno se acerca al otro en punta de pie, sin levantar la tierra que enceguece la vista", afirmó Francisco.

"En los últimos años, subrayó, no obstante algunas incomprensiones y dificultades fueron hechos pasos en adelante en el diálogo interreligioso, también con los fieles del Islam. Por ésto es esencial el ejercicio de escuchar".

Dijo que "es necesario prestar atención a no caer en los lazos de un sincretimo conciliante pero al final vacío y que presagia un totalitarismo sin valores". "Un cómodo acercamiento acomodaticio, que dice sí a todo para evitar los problemas, termina por ser un modo de engañar al otro y de negarle el bien que uno recibió como un don a compartir generosamente", prosiguió.

"Esto nos invita, en primer lugar, a volver a los fundamentos". Además, según el Papa, "si se parte del presupuesto de la común pertenencia a la naturaleza humana, se pueden superar los prejuicios y las falsedades, y se puede iniciar a comprender al otro según una perspectiva nueva".

Y agregó: el diálogo islámico-cristiano "exige paciencia y humildad que acompañan un estudio profundizado, porque la aproximación y la improvisación pueden ser contraproducentes o incluso, causa de incomodidad o verguenza".

"Es necesario un compromiso duradero y continuo con el fin de no tomarnos sin preparación en las diversas situaciones y en los diferentes contextos", afirmó.

El Papa dijo que "este Instituto es muy precioso entre las instituciones académicas de la Santa Sede y necesita ser conocido más aún. Mi deseo que se convierta cada vez más en un punto de referencia para la formación de los cristianos que operan en el campo del diálogo interreligioso, bajo los auspicios de la Congregación para la Educación católica y en estrecha colaboración con el Pontificio".

En este "jubileo, auguro a la comunidad del Pisai no traicionar nunca la tarea primaria de escuchar y dialogar, fundada sobre identidades claras, en la búsqueda apasionada, paciente y rigurosa de la verdad y de la belleza, colocadas por el Creador en el corazón de todo hombre y mujer y realmente visibles en cada auténtica expresión religiosa", concluyó el Pontífice. PK/ACZ

(Fuente: ANSA)