20141216041954-2014-11-16t233134z-562452319-gm1eabg16jf01-rtrmadp-3-g20-summit.jpg-1718483346.jpg

 

10:11:45 p.m.

El gobierno de Obama ha tenido otra actitud cuando se trata de personas que revelan la existencia de el programa de torturas de la CIA.

Los detalles del informe del Senado sobre torturas realizadas por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) son impactantes. Pero no esperes que alguien sea señalado como responsable. A la única persona que el gobierno de Obama ha imputado por este programa de torturas, es a un hombre que reveló ante los medios la existencia del mismo.

Mucha información revelada en el informe es nueva para el público, pero en su mayoría esta información habría estado dentro de la detallada investigación realizada por el fiscal Eric Holder durante el primer término del presidente Obama. Luego de revisar exhaustivamente la evidencia, Holder decidió no imputar a nadie relacionado con los casos de tortura por parte de la CIA. "El departamento ha decidido no imputar debido a que la evidencia no es suficiente para obtener y sustentar una condena más allá de cualquiera duda razonable", indicó Holder luego de investigar dos muertes relacionadas con torturas en el año 2012.

Esto parece ser cónsono con la opinión de Obama sobre el tema. Cuando Obama  fue consultado sobre la investigación de torturas llevadas a cabo por la CIA en el 2009, argumentó que "es más importante ver hacia el futuro y no hacia el pasado". Obama admitió que "torturamos a algunos" a principios del año, pero no imputó a ninguno de los responsables de estos hechos.

Sin embargo, el gobierno de Obama ha tenido otra actitud cuando se trata de personas que revelan la existencia de el programa de torturas de la CIA. En el 2012 el gobierno de Obama presentó cargos contra John Kiriakou, oficial de la CIA, por filtrar a la prensa información clasificada relacionada con el programa de torturas. Kiriakou, amenazado con décadas de cárcel, fue forzado a declararse culpable y aceptar una condena de 30 meses. Actualmente está cumpliendo esta condena.

Obama ha jurado: "usaré mi autoridad como presidente para asegurarme de que no recurriremos nuevamente a estos métodos". Pero imputar a las personas que revelaron el programa, en lugar de a los responsables, contribuye a que abusos como este continúen ocurriendo. 

(Fuente: TeleSur / vox)