20141119204903-un-beso-y-80-millones-de-bacterias-.gif


12:31:39 p.m.

En un simple beso de 10 segundos se pueden transmitir ochenta millones de bacterias al transferirse microorganismos entre las dos personas. Lo afirma un estudio que permitió analizar besos íntimos de 21 parejas para investigar si hay afectación en el microbioma de cada persona.

La revista Microbiome realizó un estudio en el que se expone que las parejas que se besen mínimo nueve veces al día albergan en sus bocas el mismo tipo de comunidades bacterianas.

En el interior del cuerpo de cada persona se puede encontrar un enorme y complejo ecosistema de cerca de 100 billones de microorganismos (una comunidad que recube el nombre de microbioma) que pueden ayudar a digerir alimentos, sintetizar los nutrientes o prevenir un buen número de enfermedades.

Sin embargo no todas las personas tienen el mismo microbioma, este puede cambiar dependiendo de la genética de cada individuo al igual que de su alimentación o edad, además de las personas con las que se relacione.

En la boca pueden encontrarse 700 tipos distintos de bacterias las cuales dependen en gran mayoría de las personas con las que pasamos más tiempo.

Los investigadores de la revista en Holanda estudiaron a 21 parejas, quienes llenaron un cuestionario basado en su comportamiento afectivo, sobre todo en lo referente a besos y la frecuencia con la que tenían este gesto de cariño.

Así mismo tomaron muestras de las bocas de los enamorados para estudiar la composición exacta de las comunidades bacterianas, o microbiota, de cada uno, especialmente las de la lengua y la saliva.

Los resultados arrojaron que las parejas que se besaban con mayor frecuencia tenían comunidades bacterianas similares.

El principal investigador del estudio Remco Kort, señaló que los besos más íntimos implican un contacto pleno de las lenguas y un intercambio de saliva que constituye un comportamiento único en la naturaleza y que resulta común en el 90% de las culturas conocidas.

Las explicaciones habituales de la función que desempeñan los besos entre los humanos asignan, normalmente, un papel muy importante al microbiota presente en la cavidad oral, aunque los efectos exactos de esos besos nunca habían sido estudiados.

Los investigadores también pidieron a las 21 parejas que se dieran una seria de “besos experimentales controlados” para así poder cuantificar con mayor exactitud la trasferencia de bacterias.

Para llevar a cabo este experimento un miembro de cada pareja ingirió una bebida probiótica que contenía diversas bacterias entre ellas Lactobacillus y Bifidobacteria. Se encontró que después de cada beso la cantidad de bacterias que recibía el receptor era de alrededor 80 millones en un beso de 10 segundos.

El estudio también indicó que las parejas que llevan el mismo estilo de vida como de alimentación e higiene, pueden desarrollar mecanismos que afectan al microbiota oral.

(Fuente: elespectador/BBC)