20140920131604-buena-fe-miami-dade-concierto.jpg

 

7:08:52 a.m. 

En la noche de este jueves, el Miami Dade County Auditorium recibió a cientos de cubanos que quisieron reencontrase con la música de Buena Fe en vivo. El teatro lleno y afuera una protesta pacífica que reunió a unas 250 personas. Buena Fe estrenó temas de su próximo disco, todavía en producción, y por primera vez compartió el escenario norteamericano con el trovador criollo Frank Delgado.

En La Habana, poco antes de partir hacia La Florida, Israel Rojas, líder y vocalista de la banda, ofreció declaraciones a la revista Cuba Contemporánea, algunas de las cuales republicamos a continuación: 

“El concierto Tributo al cine cubano,  lo hicimos hace tres años en el teatro Karl Marx, y luego lo repetimos en el Pabellón Cuba durante el Festival de Cine Latinoamericano. Lo que intentamos es precisamente que las canciones sean un pequeño tributo al cine que se ha hecho en este país, a esas imágenes que nos han acompañado y nos acompañarán por siempre (de Corrieri, Miravalles, Titón, Juan Padrón). Las canciones no son específicas de ningún disco, son las de los últimos álbumes y, por supuesto, las que han formado parte de las bandas sonoras de películas Cada País, Playstation”. 

A una pregunta que  le hiciera la periodista Lilien Trujillo Vitón acerca de la repercusión mediática de su presentación en Miami, Israel respondió: 

“Muy politizada y extrartística. A mí me encantaría que alguien se asomara e hiciera algún comentario relacionado con los discos, el show, las letras, las canciones. Parece que eso está tan bien que prefieren irse por otro lado, cuando realmente lo que requeriría es que alguien hiciera alguna observación de carácter puntualmente estético. Creo que cuando alguien va a otro mercado o país lo que quiere ver es cómo ese otro lugar aprecia su arte —si verdaderamente es arte—; si tiene allí valor y valor de uso, si es útil para esa cultura, si les parece solo una huella de la cultura visitante o si tiene puntos de contacto que lo validan. 

“Creo que un artista cuando va a otro lugar lo que intenta es buscar otras miradas totalmente ajenas a su manera de expresarse para que le den un punto de vista diferente, y eso nunca ha pasado. La repercusión siempre va asociada a mi militancia política, a lo que pienso de Fidel, cuáles son mis percepciones, mis declaraciones… Como si Buena Fe fuera solamente yo y como si, además, solamente eso importara”. 

Sobre el público que asistió al concierto Rojas lo catalogó de “excelente”, y añadió: “No sé si son cubanos, cubanoamericanos o americanos. Sí sé que es un público atento, respetuoso, que no se pierde ni un detalle del concierto, que se emociona —y lo demuestra—, que participa, llora, se ríe, vive y le da vida al concierto, que desafía… 

“Es un público más abierto, por el que sin dudas vale la pena desafiar los ocho correos de amenaza de muerte que me han llegado recientemente ,y no anónimos. Tengo mucha fe en que la civilidad se imponga. No tengo vocación de mártir —creo que ni los mártires mismos la tenían—, tampoco soy un suicida estúpido, pero sigo creyendo que siempre hay que arriesgar un poquito el pellejo con tal de construir cosas: el respeto a nuestra soberanía nacional, por ejemplo. El entendimiento entre dos pueblos comienza por pequeños pasos. Este concierto es, precisamente, uno de estos pasos”. 

“Como la mayoría de los artistas que viene a Miami, Buena Fe “no pretende hacer dinero”, según Rojas, sino “tender puentes, buscar entendimiento. Tratar de demostrar que los que pensamos como yo no somos ogros, no somos inhumanos, estúpidos, carneros, ni vasallos de nadie. Somos personas libres que creemos lo que pensamos porque nos da la gana y estamos dispuestos a escuchar aquello en lo que no creemos con respeto y educación. Voy a Miami a eso, más que a cualquier otra cosa”. 

El lunes 15 Buena Fe realizó el mismo concierto en el teatro Lázaro Peña en una actividad auspiciada por la Universidad de La Habana y la UPEC en un homenaje al profesor Julio Fernández Bulté. “Para cumplir con aquello de que no nos gusta irnos de Cuba sin presentarle a parte de nuestro público lo que haremos fuera”. 

Sobre el nuevo álbum Rojas dijo andar escasos de tiempo por lo que están “creando y grabando, las dos cosas a la par”. Así miso manifestó sentirse “muy contento con las canciones que hasta ahora van asomando la cabeza. Se parecen al tiempo que nos está tocando vivir y es eso lo que quiero que sea este disco, una crónica de este momento tan interesante en la historia de nuestro país. 

“Algo parecido a Dial, pero este nuevo álbum quiero que sea un poquito más incisivo (los nuevos ricos, la falta de liderazgo, los nuevos peligros sociales a los que se enfrenta la Cuba de hoy)”.