20140827032100-kids-opt.jpg


9:14:17 p.m.

Pensar más rápido, tener más foco. Dos cosas que, según estudios científicos, pueden lograrse con kits de estimulación cerebral (TDCS). Para ello existen dispositivos desarrollados en y para laboratorios, donde se usan en forma controlada y bajo supervisión médica. 

Pero existe una tendencia cada vez más creciente a que sean utilizados sin control especializado en el ámbito privado, más que nada en la comunidad de usuarios de videojuegos. Y mucho más preocupante todavía que haya gente que fabrica sus propios kits de estimulación cerebral. 

Su uso indiscriminado podría afectar regiones del cerebro diferentes de las que se pretende estimular y, en algunos casos podría empeorar en lugar de mejorar las funciones si se revierte la polaridad. También que pueden provocar convulsiones y cambios en el estado de ánimo. 

En un foro en Reddit aparecen mensajes de personas que se han "quemado el cuero cabelludo". Otro usuario dice allí: "Aparentemente me enojo con mayor frecuencia", tras utilizar la TDCS. 

Es probable que estas personas lo hagan en dosis mayores que las que un científico o clínico aplicaría sobre un paciente y que tengan menos conciencia de los riesgos potenciales. 

Estos dispositivos no están aún preparados para el mercado general, algo que ha señalado Steven Novella, neurólogo de la Universidad de Yale. 

Dice que las compañías se están apresurando a saltar sobre la publicidad en torno a investigaciones que aún no están listas para salir al mundo, sólo porque "suenan avanzadas y sexy". 

Hay mucha evidencia publicada que podría hacer parecer que estas son terapias probadas, pero el marketing está un par de pasos por delante de la ciencia. 

(Fuente: BBC)