20140822143917-c-franco-nieta.jpg


8:28:56 a.m.

Unas fotos de la nieta mayor de Francisco Franco, Carmen Martínez Bordiú, realizadas en la residencia de verano del dictador y que han sido publicadas en la revista del corazón Hola, crearon polémica en España.

Esta es la primera vez que la familia Franco posa y muestra la residencia donde pasaba sus vacaciones de verano, el Pazo de Meirás, situada en Sada (A Coruña, Galicia).

Allí Martínez Bordiú, de 63 años, conocida como la "nietísima", posa para la revista Hola en portada y anuncia su ruptura con su última pareja, el empresario Luis Miguel Rodríguez.

"He vuelto a ser yo misma, comienzo una nueva vida", afirma la nieta de Franco desde la portada de la revista del corazón posando delante del pazo. La revista anuncia que "entramos por primera vez en la histórica casa familiar" de Meirás al mostrar las fotos de Martínez Bordiú en distintos lugares de la finca y mostrándose ante la cámara con distintas prendas. Las críticas no han dejado de sucederse desde la publicación de las fotos, este miércoles.

El nacionalista gallego (BNG, progresista) Ábel López, concejal de Sada, declaró que la portada de Hola es "un insulto a la dignidad de la gente y de las personas que lo pasaron mal en algún momento". Según él, "en un país democrático el pazo debería ser patrimonio del Estado, porque se cedió para el uso del jefe del estado pero una vez fallecido, tendría que ser del Estado y podría ser usado por el rey".

Los socialistas, principal partido de la oposición, exigieron al gobierno regional de Galicia, en manos del Partido Popular (PP), una postura "más firme" para evitar las exhibiciones del pazo. Manuel Monge, miembro de la Comisión para la recuperación del patrimonio histórico, dijo que "en ningún país europeo se podría dar esta situación: imaginemos a los herederos de Mussolini o de Hitler presumiendo de casas o pazos en las portadas de las revistas".

La comisión además considera "inadmisible" que la familia Franco "aún siga veraneando gratis en una propiedad usurpada por el dictador" y reclama la devolución de la propiedad al Estado.

La residencia fue declarada bien de interés cultural en 2008, lo que obliga a la familia a abrir las puertas cuatro días al mes, excepto en agosto, para ser visitada, norma que los descendientes de Franco cumplen con retraso.

En agosto la residencia está reservada para el solo disfrute de los descendientes de Franco y este año han estado allí Martínez Bordiú y si hijo Luis Alfonso de Borbón junto con la esposa de éste, Margarita de Vargas. El pazo ha sido además utilizado por la familia Franco para acontecimientos familiares, como la pedida de mano de Luis Alfonso de Borbón a su esposa, bodas y comuniones. El Pazo de Meirás, del siglo XIX, perteneció a la escritora Emilia Pardo Bazán y en 1938, en plena guerra civil española (1936-1939), pasó a manos de Franco como residencia veraniega. Las visitas del público al pazo están muy restringidas y no se puede entrar en todas las estancias, como es el caso de la que fue biblioteca de Pardo Bazán.

(Fuente: ANSA)