20140818224932-sociedad-de-la-informacion.jpg

 

4:45:53 p.m.

Organizaciones nacionales de defensa de la libertad de prensa y 20 reporteros ganadores del Premio Pulitzer, entre miles más, denunciaron la persecución del gobierno de Barack Obama contra periodistas que cubren asuntos de seguridad nacional y, en particular, el caso del reportero James Risen, del New York Times, quien está amenazado con cárcel si no revela sus fuentes.

Una petición firmada por 125 mil personas fue entregada al Departamento de Justicia con el lema: apoyamos a James Risen porque apoyamos una prensa libre, y acusan que el intento de obligarlo a revelar sus fuentes es un asalto a la libertad de prensa.

El Departamento de Justicia, desde 2008, emitió una orden para obligar a Risen a revelar una fuente oficial que le filtró información sobre una operación fallida de la CIA en Irán y que publicó en su libro Estado de guerra en 2006. Ahora el gobierno contempla obligarlo a testificar contra una de sus supuestas fuentes, el ex oficial de la CIA Jeffrey Sterling, en un caso penal contra ese filtrador.

Risen ha dicho que mantendrá su compromiso de no nombrar sus fuentes de información, lo cual lo expone a ser acusado de desafiar una orden judicial para que declare y revele sus fuentes. El caso de Risen ha estado en los tribunales más de cinco años, pero ahora el periodista ha agotado sus opciones legales. Por lo tanto, si el Departamento de Justicia insiste en proceder contra Risen, estará en riesgo de ser encarcelado

Junto con los firmantes de la petición entregada, 20 periodistas premios Pulitzer (considerado el premio de periodismo más prestigioso del país) emitieron declaraciones, no sólo en apoyo de Risen, sino también con feroces críticas al gobierno de Obama por sus políticas que, acusan, han dañado la libertad de prensa en este país.

David Barstow, reportero del New York Times y premio Pulitzer, declaró: “ya basta. El esfuerzo incesante… para obligar a que Risen traicione sus fuentes ya ha causado un daño sustancial y de largo plazo al periodismo en Estados Unidos”. Agregó que el impacto de esto ha generado un clima de temor en Washington donde fuentes oficiales son cada vez renuentes a platicar con periodistas.

Dana Priest, del Washington Post, acusa que el gobierno utiliza este caso para intimidar tanto a fuentes oficiales como a periodistas. Señaló que Bush y después Obama clasificaron cada vez más las acciones del gobierno a lo largo de los últimos 14 años, negando al público información crítica para juzgar cómo va esta democracia. Ha correspondido a reporteros como Risen mantener informados a los estadunidenses y cuestionar si un gobierno gigantesco en las sombras es de verdad buena idea. Todos estaremos peor si este caso procede. Ver las 14 declaraciones.

Risen ganó un Pulitzer por un reportaje publicado a finales de 2005 en el New York Times que reveló el programa secreto autorizado por Bush en 2002 con el cual la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) llevó a cabo intervenciones de comunicaciones internacionales de estadunidenses dentro del país, sin autorización judicial. El Departamento de Justicia se ha dedicado a perseguirlo por lo que reveló sobre Irán en su libro publicado poco después.

El Comité por la Protección de Periodistas, y, por separado, Human Rights Watch y la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) han emitido informes en los últimos meses en los cuales concluyen que la libertad de prensa se ha deteriorado severamente en el gobierno de Obama. El sondeo anual de Reporteros sin Fronteras sobre libertad de prensa registra que Estados Unidos se desplomó 13 lugares para quedar en el sitio 46, de una lista de 180 países.

(Fuente: Cubadebate/ La Jornada, México)