9:23:01 p.m. 

Cada 1 de agosto es un día de celebración para los bolivianos, que se reúnen para dejar ofrendas a la Madre Tierra, también conocida como ‘Pachamama’.

En las montañas de La Paz, capital de Bolivia, los locales se acercan al amanecer para dejar sus ofrendas, que se componen de frutas, verduras, dulces, bebidas e incluso dinero falso.

 
Según la tradición, al realizar ofrendas se asegura la buena fortuna y salud para el año siguiente. Nora Machicado, chamán del ritual, indica que el 1 de Agosto la tierra se encuentra abierta y hambrienta para recibir las ofrendas con todo su corazón.

“Es un ritual en el que participan bolivianos que piden a la madre tierra, nuestro Dios, nuestro creador, por un buen año y bienestar”, comenta Cesar Soria, un boliviano que participó en el ritual.

 Como señala la tradición, agosto es el mes en el que cientos de personas suben a lo alto de las montañas, en donde residen los dioses de los Andes y se hallan los altares sagrados de piedra. Allí pueden dejarse ofrendas para la Pachamama y pedir deseos para el año siguiente.