20140719123242-palestina-gaza-israel.jpg

 

6:24:57 a.m. 

Desde el comienzo de la operación «Borde Protector», con los ataques aéreos y la puesta en marcha de la ofensiva terrestre contra la Franja de Gaza, han muerto más de 300 palestinos, una escalada de violencia que obligó al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, a viajar a la región este sábado para mediar un alto el fuego.

Ban indicó que el motivo de su visita a la región es ayudar a israelíes y palestinos a frenar la violencia y encontrar una salida «al conflicto». Este viernes el Consejo de Seguridad reiteró el llamado de alto el fuego.

La ofensiva por tierra ha cobrado 59 vidas, que sumadas a las más de 250 muertes desde el inicio de los bombardeos, lleva a 306 la cifra de víctimas fatales en casi 15 días de ataques constantes.

Además, unos dos mil 200 palestinos han resultado heridos, según fuentes humanitarias. La noche de este viernes ocho miembros de una familia, entre ellos varios niños, perdieron la vida a causa de disparos de un tanque del Ejército israelí en el norte de la Franja de Gaza.

Horas antes, dos adolescentes y varias mujeres en la localidad de Rafah fallecieron junto a otras cuatro personas, entre ellos un bebé de cinco meses, por disparos blindados de las fuerzas sionistas.

Por su parte, Hamás sigue lanzando cohetes (unos mil 164 hasta el momento) hacia Tel Aviv, aunque estos solo han causado una muerte.

EE.UU. reitera apoyo a Israel

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, conversó por teléfono este viernes con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, para expresarle su preocupación por la situación en Gaza, y reiterar su respaldo a la ofensiva que ejerce en «resguardo de su pueblo». «Esperamos que Israel siga enfocando este proceso de una manera que minimice las bajas civiles», afirmó el mandatario, sin medir las consecuencias de la crisis.

En otro contexto, Jordania y Turquía —dos países que condenan la ofensiva israelí— solicitaron un nuevo encuentro del Consejo de Seguridad de la ONU, que en efecto se celebró este viernes, para debatir cómo detener la matanza en Gaza, cuando ya se reportan unos 40 mil desplazados por la violencia.

La ofensiva terrestre se inició con el objetivo de invadir el enclave palestino, Netanyahu descartó la posibilidad de tomar el control, pese al asedio de cientos de militares a la Franja. Entre tanto, el 70 por ciento de Gaza estaba sin electricidad, según la Oficina de encargada del servicio. El norte del territorio es el más afectado. 

(Fuente: TeleSur)