20140706051031-holanda.jpg

 

11:05:59 p.m. 

Casi tres horas después, en la agonía de la tanda de penales, Holanda finalmente pudo ver moverse las redes tras las espaldas del portero tica Keylor Navas, quien había sido un auténtico muro contra los disparos de los tulipanes, incansables en la búsqueda del gol, pero sin suerte. 

Casi tres horas después, en la agonía de la tanda de penales, Holanda finalmente pudo ver moverse las redes tras las espaldas del portero Keylor Navas, quien había sido un auténtico muro contra los disparos de los tulipanes, incansables en la búsqueda del gol, pero sin suerte. 

Desde el primer minuto, los pupilos de Louis Van Gaal asumieron las riendas del choque, decididos a hacer valer su favoritismo. Sin embargo, se toparon con un rival a su imagen y semejanza, ordenado en la marca y rápido para el contragolpe, que además de aguantar sin tantos en contra inquietó a los holandeses con varias jugadas de peligro. 

Si bien Keylor Navas defendió con uñas y dientes su marco, llegar hasta sus dominios no fue nada fácil para Robben, Van Persie y compañía, a quienes les costó vulnerar la última línea tica, bien posicionada, escalonada y solidaria. 

Los centroamericanos, además, movieron el balón y crearon oportunidades, detalle que mermó el ataque de los tulipanes en complementario, cuando perdieron fuelle, quedaron dependientes de las cabalgadas de Arjen Robben y sin acierto en los desmarques (13 fueras de juego). 

Cerca del pitido final, entonces Holanda ganó en claridad pero no pudo aprovechar la disminución del ritmo tico, aunque no contaron con ninguna suerte, pues Sneijder reventó un balón al poste y del resto se encargó Navas, seleccionado el mejor hombre del partido. 

En el tiempo extra predominó la emoción, porque Navas permanecía intransigente y en la otra valla Jesper Cillessen sacaba una pierna salvadora contra un disparo de Marcos Ureña. Si faltaba algo, Sneijder puso a temblar la portería tica con otro bombazo, pero chocó con el poste. 

Todo quedó listo para la tanda de penales, instancia en la que Van Gaal le dio los guantes al portero sustituto Tim Krull, decisión casi sin precedentes en partidos oficiales. Sin jugar un solo minuto en el Mundial, el meta paró los disparos de Bryan Ruiz y Michael Umaña, y Holanda pudo festejar su boleto a semifinales. 

Apuesta arriesgada la del técnico holandés, pues el guardameta del Newcastle, no tiene unos grandes números como parapenaltis: solo había parado dos de 20 que le habían tirado. 

Ahora, en semis, Holanda se las verá con Argentina el próximo 9 de julio en São Paulo por un lugar en la gran final. (Con información de la FIFA) 

(Fuente: Granma)