20140625124625-la-garra-charrua.jpg

 

6:30:38 a.m. 

Cuando concluyó el partido con derrota 1-3 frente a Costa Rica, muchos pensaron que Uruguay tenía pie y medio fuera del Mundial. Muchos sintieron que la oportunidad de oro había escapado. Sin embargo, los uruguayos contaban con su arma secreta: La garra charrúa, esa que nunca defrauda y transforma a una pequeña nación de apenas tres millones y medio de personas en un amor inconfundible por el fútbol.

Este martes, 24 de junio, Uruguay escribió otra página de historia cuando consumó su triunfo ante Italia, la tetracampeona mundial, por 1-0. Hoy no fue Luis Suárez, ni Edinson Cavani o Diego Forlán. Hoy apelaron a un defensa central que encarna esa garra como pocos sobre la grama, a Diego Godín, para que entre una turba de jugadores, apretara los dientes, y de cabeza mandara la esférica al fondo de la cabaña custodiada por un inmenso Gianluigi Buffon.

Este era un partido en el que no había mañana, uno de los dos campeones mundiales regresaría a casa con las maletas llena de desilusiones. Desde el primer minuto el fútbol ofensivo desapareció de la cancha, se vio mucha tibieza, transiciones lentas, pelotazos a nadie y respeto, mucho respeto, por ambas selecciones.

Pirlo muy atrás, siempre con un hombre encima; Balotelli desconectado del choque, al parecer sus ojos estaban en la tribuna en busca de su prometida; Immobile, hizo gala de su apellido, la inexperiencia en partidos trascendentales le pasó factura. Esa era Italia con cinco en el fondo y un Buffon colosal, como en sus años mozos.

Uruguay modificó el esquema durante el transcurso de los primeros minutos, acomodó a cinco en la zaga. Al parecer, esta es la alineación preferida por muchos técnicos en el mundial, a semejanza de los juegos de la década del 90.

Todo indicaba que el partido no tendría grandes modificaciones. Pero el árbitro mexicano Marco Rodríguez, mostró tarjeta roja a Claudio Marchisio, por una entrada a destiempo contra Egidio Arévalo Ríos.

Con media hora por delante la cancha se abrió un poco, el juego tomó algo de fluidez, ganó en intensidad. Los uruguayos tenían en contra al dios Cronos; pero la historia, la mística los acompañaba. De un tiro de esquina, ejecutado por Gastón Ramírez a la cabeza de Diego Godín cayó el único gol del partido. Con un hombre de menos y un gol en contra, Italia lo intentó sin éxito. Por segundo mundial consecutivo la Azzurra queda varada en la orilla de la fase de grupos.

Una vez más, Uruguay demostró que con poco se puede conseguir mucho. Sin grandes talentos en el mediocampo y en ésta ocasión, con un Luis Suárez más preocupado por morder que por marcar goles, los charrúas se agenciaron el tan codiciado billete a los octavos de final. El fantasma de otro Maracanazo sigue vigente.

(Fuente: Granma)

Ficha del Partido

Alineaciones, Italia: Buffon; De Sciglio, Barzagli, Bonucci, Chiellini, Darmian; Pirlo, Verratti (Motta 75 ´), Marchisio; Immobile (Cassano 71 ´) y Balotelli (Parolo 46 ´)

Goles:

Tarjetas Amarillas: Balotelli, De Sciglio

Tarjeta Roja: Marchisio 69 ´

Alineaciones, Uruguay: Muslera; Lodeiro (M Pereira 46 ´), Jiménez, Godín, Cáceres, A Pereira (Stuani 63 ´); Arévalo Ríos, González, Rodríguez (Ramírez 78 ´); Cavani y Suárez

Goles: Godín 81

Tarjetas Amarillas: Arévalo Ríos, Muslera

Estadísticas del Partido:

Posesión: ITA -55%, URU -45%

Disparos (a puerta): ITA -9(5), URU -14(9)

Faltas: ITA -19, URU -20

Fueras de juego: ITA-3, URU-1

Estadio: Das Dunas, Natal.

Arbitro: Marco Rodríguez.