20140624120525-mexico-vencio-a-croacia.jpg


6:01:58 a.m.

Con goles de Rafa Márquez, Andrés Guardado y Javier Chicharito Hernández, México venció 3-1 a Croacia y se quedo con el segundo puesto del Grupo A, que le garantiza acceder a la fase de octavos de final, instancia en la que se las verá con Chile, segundo de la llave B.

Ficha del partido

1-Croacia: Pletikosa; Srna, Corluka, Lovren, Pranjic; Rakitic, Modric; Perisic, Sammir (Kovacic Min.58), Olic (Rebic Min.70) y Mandzukic.

3-México: Ochoa; Aguilar, Rodríguez, Márquez, Moreno, Layún; Herrera, Vázquez, Guardado (Fabián Min. 86); Dos Santos (Chicharito Min.63) y Peralta (Pena Min.79)

Goles: 0-1 Márquez Min.73; 0-2 Guardado Min.75; 0-3 Chicharito Min.83; 1-3 Perisic Min 88.

Árbitro: Ravshan Irmatov (UZB). Amonestó a Rakitic Min.9; Márquez Min.39; Vázquez Min.64; y expulsó a Rebic por una dura entrada.

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del Grupo A disputado en el estadio Arena Pernambuco. Completamente lleno.

Ahí estaba México sobre el tapete pernambucano. Si a algún mexicano le llegan a decir hace dos meses que su selección dependía de sí misma para clasificarse, dirían que el tequila a deshoras no es nada aconsejable. Pero lo cierto y es que les valía con hacer un partido apañado y conseguir un empate ante la enigmática Croacia.

Los primeros cuarenta y cinco minutos fueron pura gaseosa. En el primer cuarto de hora las ocasiones se sucedían entre una portería y otra. En ciertos momentos del choque, no se sabía quién era el que realmente necesitaba un gol.

Peralta gozó de dos claras ocasiones. El primero de ellos fue un obús que se sacó con la pierna derecha; la portería aún retiembla y la cruceta pide a gritos una buena dosis de cola instantánea. Con el plus de confianza, los aztecas fueron a por el posible gol que les diese tranquilidad y los octavos de final casi en bandeja. En el 20’ el delantero tuvo una gran ocasión, pero fue el césped el que le jugó una mala pasada. Tras un pase de Herrera soberbio, el delantero solo tenía que darle la dirección adecuada para marcar, pero un resbalón hizo que su chut se marchara fuera; casi delito fallarlo.

Croacia, huérfana del talento de Rakitic y Modric, era un equipo plano y con pocas ideas claras. Pero a pesar de todo Mandzukic tuvo una oportunidad de oro. Solo dos centímetros impidieron que el delantero del Bayern no rematase con la cabeza ante la mala salida de Ochoa, el hombre milagro de la pasada semana.

Tras el ritmo infernal de la primera media hora, parecía rematadamente difícil que la intensidad siguiese. Así que después del bonito espectáculo la cosa quedó en ‘stand by’. Ambas selecciones sacaron la bandera blanca durante quince minutos y se citaron para la segunda mitad.

Dos minutos de gloria y a octavos

Con la bebida de burbujas convertida prácticamente en agua, México certificó el pase a octavos de final con dos chispazos en apenas dos minutos. Hasta el minuto 74, a la segunda mitad le faltaba fútbol y le sobraba tensión. Croacia estaba completamente desaparecida y ahí fue cuando los aztecas aprovecharon la oportunidad. El seleccionador mexicano movió fichas y su equipo lo notó sobre todo con la entrada de Chicharito por Gio, ese jugador que no termina de dar el paso definitivo para ser un verdadero crack.

Antes de la locura de los goles, el árbitro escamoteó dos penaltis en la misma jugada a los centroamericanos. Vázquez centró al corazón del área y al delantero lo empujaron. En la continuación de la jugada, Guardado tiró a puerta y Srna quiso ser el portero que nunca fue.

No obstante, ahí estaba Márquez. El ex del Barça puso la locura en las gradas cuando remató un córner a placer, aunque Pletikosa también pudo hacer mucho más, quien sabe si Srna hubiese atrapado el cabezazo.

Dos minutos después, Guardado ponía tierra de por medio tras finalizar una buena contra; y como colofón, Chicharito. Ese gol le quitó veinte kilos de encima al delantero del United, que celebraba el tanto como si hubiese sido el definitivo de Maracaná. No lo fue, pero México hace dos meses era una caricatura y ahora empieza a ser una verdadera obra de arte innegociable hecha desde el esfuerzo. Desde 1994 no databan unos octavos para el ‘Tri’. El gol de Perisic fue una anécdota de una triste Croacia que se va por la puerta de atrás del Mundial.

(Fuente: Cubadebate /Eurosport)