20140616051453-museo-del-agua.jpg


11:09:30 a.m.

«Elige el agua más valiosa para ti. Encuentra una botella para ponerla dentro. Dinos por qué elegiste esa agua. Nosotros te la guardaremos». La británica Amy Sharrocks ha pasado los últimos dos años pidiendo «donaciones públicas» de agua: quien lo deseara debía enviarle el recipiente con la muestra junto a una pequeña carta explicando la historia que había tras ella, el vínculo sentimental entre la persona y el contenido.

Entre los ejemplos que recibió hay agua de fuentes, de un río de la India, del baño de un recién nacido, nieve, un escupitajo, lágrimas, lluvia... El elenco popular e íntimo es un acercamiento romántico a la importancia de un elemento indispensable para la vida, «una invitación a reflexionar sobre nuestro precioso líquido y cómo lo utilizamos».

Tras reunir más de 400 ejemplos, expone la colección al completo en el centro cultural londinense Somerset House, que alberga hasta el 29 de junio la instalación Museum of Water (Museo del agua). Las botellas, de aspectos y formas muy diversos, llenan las paredes del centro marcando un viaje sentimental para considerar nuestra relación con la «sustancia más valiosa», que la artista advierte que «damos por hecho» cuando debemos concienciarnos de su escasez y fragilidad.

Documentos de nuestra vida diaria, vivida con agua

«Son documentos de nuestra vida diaria, vivida con agua», dice la autora, «una colección personal de momentos privados compartidos». Durante el tiempo que la exposición esté en cartel, ella y sus asistentes seguirán recogiendo muestras de visitantes a los que entrevistarán preguntándoles por el orígen del agua que han escogido. Las grabaciones se editarán y se añadirán al archivo online de la web del Museo del agua.

No es la primera vez que Sharrocks utiliza el agua como centro de sus proyectos. En 2007 invitó en SWIM a 50 personas a cruzar Londres «a nado» siempre que fuera posible, desde Tooting Bec Lido (la piscina de mayor superficie del Reino Unido con casi 92 metros de largo y más de 30 de ancho) hasta las lagunas de Hampstead. En 2009 ofreció ensoñadores paseos en una balsa hinchable por piscinas de todo el Reino Unido y en 2011 realizó en London is a River City (Londres es una ciudad de ríos) recorridos guiados por siete de los ríos subterráneos de la capital inglesa, reviviendo el pasado de lugares ocupados en el presente por carreteras y caminos.

(Fuente: 20 minutos)