20140514130839-proyecto-arcoiris.jpg


7:02:58 a.m.

Con la certeza de que la lucha por el reconocimiento y el respeto a la diversidad sexual de­be ser, en estos tiempos, más que una tendencia a seguir, Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) impartió este martes una conferencia magistral en la Universidad de Ciencias In­formáticas (UCI), como parte de las actividades por la VII Jornada cubana contra la homofobia y la transfobia.

El debate versó sobre las diferencias naturales entre los seres humanos, interpretadas a través de la historia con una visión patriarcal y genérica; y cómo desde la ciencia se han patologizado dichas diferencias.

Actualmente, explicó Mariela, «se siguen re­produciendo acríticamente esos modelos de pen­­samiento y de educación que hacen mu­cho da­ño, por lo que tenemos que estudiarlos y analizarlos para cambiarlos, porque si no, no so­mos se­res libres, y no estamos generando un pro­ceso revolucionario que necesita mentes emancipadas».

El hecho de que se celebre en nuestro país que la Organización Mundial de la Salud, un 17 de mayo de 1990, decidiera despatologizar la homosexualidad, quiere decir que el pueblo de Cuba no es retrógrado y puede avanzar en la lucha por la justicia social, aseguró.

Durante la conferencia, Ramón Rivero Pino, jefe del Departamento Científico del CENESEX afirmó que «la solución transita porque nos integremos todos en los mismos espacios sociales, no que creemos espacios diferentes para todos, porque de esa manera estaríamos ha­ciendo rejuego al problema de la discriminación».

Estudiantes y profesores de la UCI compartieron además con los invitados las experiencias del proyecto sociocultural Amor a segunda vista, dedicado a promover la participación y el debate de los estudiantes en los temas de salud y de derechos sexuales.

(Fuente: Granma)