20140412181423-antesalista-donald-duarte-pr.jpg

 

12:02:03 p.m.

Desde la 50 Serie Nacional de Béisbol, cuando los Vegueros pinareños se coronaron campeones, comenzó a expandirse el mote de Lobos, en gran medida porque la estrella del conjunto, el antesalista Donald Duarte, toda su vida lo han conocido como el «Lobo Mayor»

Lo cierto es que el parque Capitán San Luis se ha convertido en una verdadera boca de lobo para los rivales.

Ahora en la final Vladimir Baños, casi imbatible en su guarida volvió a destacar en la noche del martes con una apertura de altos quilates, la cual coloca a su equipo con ventaja de 2-1 en la carrera por el título nacional.

El diestro caminó siete capítulos y un tercio con férreo dominio, apoyado en su control y velocidad, además de la curva, que más de una vez puso fuera de combate a la reestructurada alineación de los Cocodrilos, sin el torpedero Dainier Moreira ni el receptor Lázaro Herrera.

En este sentido, el manager Víctor Mesa anduvo muy atinado, pues Moreira ha entrado en una baja sustancial, tanto al bate como a la defensa, solo que Yurisbel Gracial, uno de los escogidos para ser titular, tampoco se encuentra ni medianamente cerca del rendimiento que lo colocó hace poco más de un año en la preselección nacional.

En la valla contraria, Alfonso Urquiola también se vio forzado a realizar movimientos por la lesión del guantanamero Giorvis Duvergel, y envió a Duarte de regreso a su habitual tercer turno, mientras que el tunero Andrés Quiala subió al segundo puesto, en pos de mantener una dupla junto a Roel Santos capaz de imprimir velocidad en la cima del lineup.

Con ese orden, la tanda pinareña fabricó tres anotaciones en la mitad del partido, dos de ellas impulsadas por el torpedero Luis Alberto Valdés, quien había remolcado solo al 21% de los corredores en posición anotadora en la temporada regular. Pero el infielder se vistió de hombre grande con un doblete ante los envíos del relevista Félix Fuentes, sacado por completo de su hábitat natural: las postrimerías de los choques.

Precisamente, el manejo del pitcheo volvió a ser el talón de Aquiles del estratega yumurino, apresurado en extraer al abridor zurdo Yoanni Yera y también precipitado por mandar a la lomita, en el quinto episodio a Fuentes, un hombre adaptado a lanzar dos innings a lo sumo.

Urquiola, por su parte, si bien contó con gran trabajo de su abridor, no dudó en colocar como cerrador al zurdo Julio Alfredo Martínez, quien no permitió libertades en el epílogo. Al respecto, el avezado director pativerde espetó: «Todos los lanzadores habilitados tienen el deber de estar preparados, incluso el abridor del día siguiente si puede salir, porque a estas alturas hay que ganar juego por juego, en cada uno hay que tirar con todos los hierros».

No obstante, pese a la victoria y la ventaja (2-1) en el compromiso, el mentor vueltabajero advirtió que Matanzas lleva un tiempo con resultados destacados y un gran team work, detalle que influye mucho en el rendimiento y la ubicación de cualquier plantel, motivo por el cual nunca se pueden descartar.

Hoy (4:15 p.m.) el derecho Yosvani Torres —derrotado el pasado lunes—, defenderá la lomita pinareña. Por los Cocodrilos, podrían salir los también diestros Joel Suárez o Yoelkis Cruz. 

(Fuente: Granma / Aliet Arzola Lima)