20140220132206-35023-fotografia-g.jpg


7:14:06 a.m. 

Este miércoles, la Isla de la Juventud derrotó 11-6 a Santiago de Cuba, Industriales cedió 2-10 ante Pinar del Río, Artemisa se impuso 4-2 a Villa Clara y Matanzas venció 6-5 a Holguín.

Nunca antes en este segundo tramo de la temporada beisbolera el equipo de la Isla de la Juventud había eslabonado una racha positiva. Con el triunfo de este miércoles sobre las Avispas santiagueras, los Piratas acumulan cuatro éxitos en sus cinco últimas presentaciones.

Y aunque queda mucho trecho por recorrer, las matemáticas apuntalan el sueño de los filibusteros. Mas, Por lo visto, una remontada hasta los puestos de clasificación parece casi una quimera.

El más reciente «asalto» de los dirigidos por Mandy Jhonson pudiera tener varias lecturas. Por un lado, sus víctimas —al igual que ellos— han protagonizado el reinicio más discreto de la campaña. Mas por el otro, se trata de un equipo que cruzó el estrecho de Batabanó con la autoestima disparada, luego de barrer nada menos que a Industriales en el más reciente clásico doméstico.

Tan acelerados llegaron los indómitos al ultramarino parque Cristóbal Labra, que en la misma primera entrada clavaron par de aguijonazos gracias al vuelacercas de Yander La O frente al abridor Luis Manuel Suárez, quien apenas pudo completar el primer tercio del juego.

Sin embargo, desde que el rescatista Jorge Despaigne se hizo cargo del box, las cosas comenzaron a cambiar. Lanzó seis entradas de manera impecable, pues apenas le conectaron dos imparables, permitió una carrera y retiró a seis bateadores por la vía del ponche.

Mientras, sus compañeros fueron poco a poco descontando diferencias hasta tomar ligera ventaja antes de lograr en el octavo capítulo el «abordaje» definitivo. Entonces, el doble de Velázquez, con las bases repletas, y luego el imparable de Luis Abel Castro, redondearon el racimo de cuatro que puso cifras definitivas al marcador.

Sin dudas, la nave pinera va reflotando, y todo gracias a una producción ofensiva más enjundiosa y oportuna y una mejoría notable en la defensa del campo. Como promedio, en los últimos cinco desafíos han anotado siete veces y conectado poco más de nueve hits por partido. En el mismo período solo han cometido tres pifias —nunca más de una por juego—, cuando sumaban 14 en los 11 encuentros precedentes.

Ahora la gran interrogante es si los de la isla más joven podrán mantener el paso. Ojalá que sí, por el bien de una afición que sigue apoyando y soñando, y por un campeonato que con su reacción multiplicaría sus emociones.

(Fuente: JR/Raiko Martin)