20140217023935-foto-carmela3.jpg

 

8:31:56 p.m.

Por estos días, los cines capitalinos se visten de largas filas. ¿La razón? Una nueva película cubana del director Ernesto Daranas. Conducta es su nombre y constituye la descripción profunda y auténtica de la vida de los niños que viven en los márgenes de nuestra sociedad. 

Mucho se ha hablado del excelente elenco actoral y de todo el staff que conforma la película. Lo que pocos saben es que la maestra protagónica es real. Carmela sí existe y según nos cuenta en entrevista exclusiva para Cubasí: «La verdadera no tiene ninguna diferencia con el personaje. Me sorprendió muchísimo que Alina Rodríguez representara ese papel tan bien», comenta admirada. 

Carmela Martínez Hechevarría actualmente trabaja como maestra en la escuela primaria Ángela Luanda en la Habana Vieja. Sus alumnos expresaron gran alegría por tener una profesora famosa, fuente de inspiración para el personaje de la nueva película Conducta. 

Confiesa la estudiante María Lourdes Pérez que su profe «es bastante exigente. Le gusta que estudiemos mucho para que seamos mejores personas en el futuro». 

Maestra como pocas, la vocación a Carmela le viene desde muy joven. «Mis comienzos en el magisterio fueron a partir de un llamado que hubo en mis tiempos para ser profesor. En aquel momento lo veía como algo pasajero, no me gustaba ser maestra. 

«Llevo dando clases desde 1967. Cuando me gradué, empecé el servicio social como directora, por mis resultados académicos en las prácticas docentes. A los dos años volví a las aulas a dar clases. 

«He transitado por varias escuelas de San Miguel, Cerro, Plaza y Guanabacoa, donde conocí todo tipo de muchachos con disímiles problemas: niños de madres alcohólicas, niñas que quedaron embarazadas estando en la primaria y otras historias muy tristes. En estos años he conocido a muchos Chalas (protagonista de la película)». 

Quizás algunos se pregunten por qué Ernesto Daranas, director de la película, escogió la vida de Carmela Hechevarría como fuente de inspiración, y es que hace mucho tiempo ella fue profesora de su hijo mayor, Juan Paulo.

«A Juan Paulo, como a otros niños, lo salvé de la escuela de conducta. Él era muy buen estudiante, pero acababa en el aula. Aunque conmigo se portaba bien, y ¡cuidado quien no lo haga! Estos muchachos no son culpables del entorno que les rodea y enviarlos a una escuela de conducta es mancharles el expediente». 

Junto a Eduardo y Clara, otros dos profesores del municipio Cerro, Carmela también participó en el guion de la película. «Me llama Daranas un día para que le contara algunas de mis experiencias como maestra. Nunca supe que era para un guion, hasta que él me lo entregó para que le diera el visto bueno».   

Como dato curioso, Carmela revela que las frases en la pizarra de la escuela de Chala fueron escogidas y escritas por ella misma para las escenas de la película.   

El famoso físico alemán Albert Einstein dijo que: «El arte supremo del maestro consiste en despertar el goce de la expresión creativa y del conocimiento». Así lo cumple Carmela en sus clases diariamente.

El cojín literario es una de las actividades que realiza esta profesora con sus alumnos, tal como se representa en la película. «Se trata de un espacio dedicado a la lectura donde los estudiantes traen sus propios libros para compartirlos con sus compañeros». 

Para quienes no la han disfrutado, Conducta estará en cartelera hasta el día 26 de febrero. A un filme bien logrado, ahora se suma la autenticidad que solo brinda la experiencia de Carmela.

(Fuente: CubaSi)