20140210131743-victor-mesa-manager-del-equ.jpg


7:02:26 a.m.

La actuación de Villa Clara en la recién concluida Serie del Caribe de isla Margarita-2014 puso al béisbol cubano en el centro de un huracán, hecho que «provocará algunos cambios», aseguró Víctor Mesa, seleccionador nacional.

En exclusiva con Prensa Latina, el manager del equipo Cuba lamentó el último lugar cosechado por los villaclareños en el certamen regional y destacó la necesidad de «seguir trabajando, para (en próximas ediciones) buscar por lo menos discutir el campeonato».

Se harán reuniones para analizar si se asiste a estos torneos con el equipo campeón o con una selección (de la Serie Nacional) para quedar mejor, por el momento pensamos en el equipo campeón pero muy bien reforzado, advirtió Mesa, director de la selección nacional hasta 2017.

Los anaranjados de Villa Clara firmaron la peor actuación de un club cubano en la historia de la Serie del Caribe, al quedar en la última posición en isla Margarita, con apenas un triunfo y tres fracasos, amén de haber exhibido una pobreza alarmante en todos los órdenes de juego.

Todos los equipos vinieron muy bien reforzados, me dijeron que los Navegantes de Magallanes también trajeron muchos jugadores de otros equipos, (en cambio) el equipo de Villa Clara vino con la mayoría de sus propios jugadores, aclaró Mesa, para destacar la necesidad de fortalecer la plantilla del campeón de Cuba con jugadores de primer nivel.

El representativo de Cuba, país que regresó a la Serie del Caribe luego de más de cinco décadas de ausencia, solo escogió seis refuerzos para afrontar el torneo, mientras sus rivales seleccionaron como promedio alrededor de 12, sobre todo en el área de los lanzadores.

Otrora jardinero central, campeón olímpico en Barcelona-1992 y cinco veces titular mundial, Mesa recalcó además que «nosotros (por Cuba) tenemos que buscar por lo menos discutir los campeonatos, o clasificar entre los grandes, no irnos de último lugar, porque así el nivel del béisbol cubano sufre internacionalmente, parece que está en el piso».

Víctor Mesa, adorado por muchos y criticado por muchos otros por la manera de dirigir sus equipos, calificó de «importante» la inserción de jugadores cubanos en ligas foráneas, como fueron los casos el año pasado del slugger Alfredo Despaigne, el receptor Ariel Pestano, el inicialista Yordanis Samón y el tercera base Michel Enríquez.

Es importante (la exportación de jugadores), se debe pensar lentamente, sin apurarse ni atrasarse. Se está trabajando, se está valorando para dar pasos que no den al traste con cosas negativas, creo que los pasos (tomados hasta ahora) son interesantes, declaró el 32 de Cuba, en el intercambio con Prensa Latina.

El también director del equipo Matanzas, en la Serie Nacional, admitió el «alto nivel» de la Serie del Caribe, pero testificó que esa justa está por debajo del Clásico Mundial, torneo élite del béisbol mundial en la actualidad.

La Serie del Caribe «no tiene nada que ver con el Clásico Mundial, ese torneo es mucho más fuerte, allí se reúne una gran constelación de estrellas que aquí no vienen», expresó Mesa, un hombre que vive «para y por el béisbol».

El lamentable performance de Villa Clara en isla Margarita destapó una severa tormenta de críticas de toda la prensa especializada —dentro y fuera de la Isla—, la mayoría enfocadas en la imperiosa necesidad de realizar cambios radicales para elevar el nivel de la pelota cubana.

Durante sus 12 participaciones previas, los clubes de la mayor de las Antillas nunca quedaron fuera del podio de premiaciones, además de haberse coronado en siete ocasiones, todas entre 1949 y 1960.

En isla Margarita, el conjunto de los Naranjeros de Hermosillo (México) conquistó el título al derrotar en la gran final 7-1 a los Indios de Mayagüez (Puerto Rico).

Detrás de mexicanos y boricuas se situaron, por orden, las escuadras del Magallanes (Venezuela), los Tigres del Licey (República Dominicana) y los anaranjados de Villa Clara (único equipo que resultó eliminado de las semifinales).

La próxima edición de la Serie del Caribe se realizará en 2015, en el estadio Hiram Bithorn de San Juan, capital de Puerto Rico, y desde ya Cuba planea la forma de blindar su béisbol para asediar con fuerza el trono de la justa.

(Fuente: PL)