20140121184416-18ene.museo-e.-bacardi.jpg

 

12:24:39  p.m.

El Museo Emilio Bacardí, el más antiguo de Cuba, fundado en 1899, recibe hoy una reparación para recuperar detalles de su fachada ecléctica, uno de los íconos visuales del centro histórico de la ciudad.

Los trabajos se insertan en el empeño por resguardar el patrimonio arquitectónico, cultural e histórico de una villa que cumplirá 500 años en el verano de 2015 y se apresta para solicitar a la Unesco la inscripción de su ámbito más antiguo en la lista del Patrimonio Mundial.

Trabajadores privados, especializados en esas complejas faenas, laboran en las alturas del inmueble, en una zona céntrica de la urbe, situada a unos 900 kilómetros al este de La Habana.

Uno de los atractivos de las colecciones atesoradas por la institución es la momia egipcia traída por Bacardí y su esposa, Elvira Cape, tras un viaje a ese país en 1912.

Las muestras, en tres salas expositivas, contienen objetos pertenecientes a próceres independentistas, encabezados por José Martí, Carlos Manuel de Céspedes y Antonio Maceo, junto a piezas alegóricas a los primeros habitantes de la nación caribeña.

Declarado Monumento Nacional en 1999, la institución exhibe importantes pinturas de artistas cubanos y de otras nacionalidades, así como obras de la etapa colonial y del Renacimiento español.

 

(Fuente: PL)