20140119021321-the-tortured.jpg


8:09:01 p.m. 

Según los especialistas, el placer esta relacionado con el miedo. Las personas al ver una película de terror ponen en funcionamiento el sistema nervioso, el cual crea una advertencia al encontrarse en una situación que genera miedo. 

El miedo está fuertemente vinculado con el placer y eso es lo que atrae tanto de estas películas, porque ante esas circunstancias se segregan sustancias como la serotonina o la dopamina, que están relacionadas con la emoción. En este sentido, la angustia y el gozo están correlacionados de una manera poco consciente.

En cierta medida es un miedo seguro que funciona como catarsis. Puesto que al finalizar la película se terminará con una sensación de agotamiento y alivio, un sentimiento de que algo fue liberado del organismo. Llega un momento de calma cuando se ve la luz luego de la inmensa oscuridad que componen los filmes de terror.