20131220122625-image-preview-1-.jpg


5:36:26 a.m.


La administración del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, deportó durante sus cinco años de gobierno a casi dos millones de personas, anunció hoy la Oficina de Inmigración y Aduanas.

Durante el año fiscal 2013 (del 1 de octubre de 2012 al 30 de septiembre de 2013) se registraron 368 mil 644 expulsiones, la cantidad más baja desde 2009, cuando Obama llegó a la Casa Blanca, explicó este jueves en conferencia de prensa John Sandweg, director interino del organismo.

Durante el quinquenio de este gobierno demócrata las deportaciones alcanzaron el millón 958 mil 095 de individuos, a un promedio anual de unas 400 mil personas, detalló.

Las cifras duplican los registros alcanzados por la administración del republicano George W. Bush (2001-2009), la cual fijó un récord de 200 mil deportaciones en 2007.

Más de 500 organizaciones y 28 legisladores demócratas encabezados por el representante de Arizona, Raúl Grijalva, solicitaron este mes al mandatario suspender las expulsiones de aquellos inmigrantes no autorizados que reúnan los requisitos para beneficiarse del proyecto de reforma aprobado en junio por el Senado.

Sin embargo, en el Congreso persisten enconados desencuentros entre demócratas y republicanos sobre la viabilidad o no de aprobar una reforma migratoria integral que saque de las sombras a unos 11,7 millones de personas indocumentadas.

La mayoría republicana en la Cámara de Representantes mantiene su rechazo a debatir la ley avalada en la Cámara alta y propugna la adopción de leyes separadas, sin posibilidad de optar por la naturalización.

El Ejecutivo también reiteró su negativa a ampliar un programa de junio de 2012 para suspender las expulsiones de inmigrantes menores de 30 años que fueron traídos a Estados Unidos sin autorización durante su niñez, al alegar que la única solución definitiva es una reforma legislativa.

Analistas observan que la demora en la discusión de la reforma se verá amenazada el año próximo por la campaña para las elecciones de noviembre, cuando un tercio del Senado y la totalidad de la Cámara baja se renueven durante los comicios de medio término.

La encuestadora Gallup mostró recientemente que la aprobación de Obama entre la población latina en Estados Unidos cayó cerca de 23 puntos desde noviembre de 2012, cuando fue reelecto, para ubicarse ahora en 52 por ciento.

Analistas, empresarios, líderes religiosos, juristas, activistas, estudiantes y legisladores norteamericanos realizan diversas iniciativas para impulsar la reforma migratoria.

Cerca de una veintena de activistas encabezados por Eliseo Medina, miembro del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios, ayunaron durante noviembre en la periferia del Capitolio para llamar la atención sobre el costo de mantener en un limbo migratorio a millones de personas y las afectaciones para las familias.

(Fuente: PL)