20131126131522-16670736ada56b70e5553cf1024.jpg

 

7:06:04 a.m.

 

Desde hace casi dos meses, el anciano ecuatoriano Jorge Claudio es atendido tres veces a la semana por el angiólogo cubano Armando González en el hospital público «Eugenio Espejo» de Quito, uno de los 12 centros hospitalarios del país andino donde desde enero pasado se aplica el novedoso producto cubano Heberprot.

Según relató el anciano ecuatoriano Jorge Claudio a Prensa Latina, los médicos ya habían decidido amputarle el dedo gordo y parte del pie derecho, cuando se enteró por medio de una hermana de la existencia del tratamiento que aplicaba el doctor González, a quien agradece, dice, haberlo salvado de la amputación. 

El septuagenario Manuel Salazar, en cambio, se enteró a través de la televisión, y de esa forma pudo salvar la pierna que le queda, pues la otra ya le había sido amputada a causa de la diabetes. 

La diabetes es considerada la primera causa de muerte en el país andino, y según el endocrinólogo Clemente Orellana, miembro de la Asociación Latinoamericana de Diabetes, de los 372 millones de personas que padecen esa enfermedad en el mundo, casi un millón son ecuatorianos. 

Las cifras aportadas por el representante del Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica, BioCubaFarma, doctor Jorge Mayo, dan cuenta, por su parte, que desde inicios del proyecto a la fecha, el tratamiento con Heberprot-P se aplicó solamente a 612 pacientes en todo el país. 

Mayo destacó que en los centros donde trabajan los angiólogos cubanos las amputaciones disminuyeron de un 67 por ciento a un 4,7 por ciento, como resultado de la aplicación del medicamento procedente de la isla caribeña.

  

(Fuente: Cubadebate)