20131030133128-vigilancia-eu.jpg

 


30/10/2013 8:19:12 

 

Por iniciativa de Brasil, una veintena de países están preparando un proyecto de resolución destinado a garantizar la confidencialidad de las comunicaciones a través de internet, proyecto que esos Estados tienen la intención de presentar a la Asamblea General de la ONU.

 

Aunque el documento no menciona explícitamente a la NSA [1], se trata claramente de una iniciativa dirigida contra el programa estadounidense de intercepción masiva de las comunicaciones, partiendo del principio que esa forma de espionaje viola el Pacto de Derechos Civiles y Políticos y la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Según el borrador actualmente en estudio (Ver el documento en inglés al final de esta información), los Estados miembros de la ONU quedarían obligados a adoptar las medidas necesarias para garantizar la protección de la vida privada de los ciudadanos. También según ese documento, el secretario general de la ONU se vería por su parte obligado a presentar informes periódicos sobre la aplicación de esas medidas.

El documento resalta además que ese tipo de espionaje es totalmente incompatible con la noción misma de democracia.

Desde 1948, Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia y Nueva Zelanda emprendieron un vasto programa de espionaje, que apunta incluso a sus propios aliados con el objetivo de mantenerlos en una situación de dependencia. Ya conocido desde hace mucho tiempo, ese dispositivo se ha desarrollado enormemente con la aparición de las nuevas tecnologías de la comunicación.

Las recientes revelaciones de Edward Snowden contribuyeron durante los últimos meses a atraer la atención de la opinión pública internacional sobre esta forma de intrusión masiva en la vida privada de los individuos ya convertida en un medio de control sobre los pueblos.

 

(Fuente: voltaire)