20130917071459-fallece-el-cineasta-cubano-.jpg


 

17/9/2013 1:03:19

 

En la madrugada de este lunes falleció en La Habana, de una penosa enfermedad, el multipremiado director de cine Daniel Díaz Torres, a los 64 años de edad, cuyo cadáver está expuesto en la funeraria de Calzada y K, de El Vedado.

 

Díaz Torres debutó como documentalista en 1975, antes de colaborar asiduamente con el Noticiero ICAIC Latinoamericano, desde 1977 hasta 1981.

En 1978 se graduó de licenciado en Ciencias Políticas en la Universidad de La Habana. Escribió críticas y artículos de cine para revistas y periódicos, además de participar en la dirección de seminarios en las Universidades de Oriente y de La Habana.

A partir de 1971, comenzó su trabajo como asistente de dirección, al realizar algunas colaboraciones en la televisión, así como también en las cintas Muerte y vida en El Morrillo, Los días del agua, El hombre de Maisinicú, De cierta manera, Mella y Río Negro.

Inició su labor como documentalista en 1975, la que fue incesante en la segunda mitad de los años 70: Libertad para Luis Corvalán (1975), Encuentro en Texas (1977), La casa de Mario (1978), Los dueños del río (1980), Madera (1980) y Vaquero de montañas (1982).

Su debut como realizador de largometrajes ocurrió con el filme Jíbaro (1984). En 1991, con su sátira Alicia en el pueblo de Maravillas, fue reconocido internacionalmente.

En 1986 realizó la obra de ficción Otra mujer, comedia retro con guión de Jesús Díaz y fotografía de Raúl Pérez, quien lo acompañó en varias de sus más famosas películas.

Con la terminación de Quiéreme y verás, en 1995, continuó con su sátira de los géneros convencionales (policíaco, melodrama y cine de espías).

También trabajó la comedia, con Kleines Tropikana (1997) y Hacerse el sueco (2000), antes de acometer varios documentales: Entrevista a Ricardo Alarcón de Quesada, Los cuatro años que estremecieron al mundo —de la serie Caminos de Revolución— y Tres cantos a New Orleans. 

En 2007 dirigió Camino al Edén, filme con referentes históricos para la televisión española.

Dos años después retornó a la parodia, con las cintas Lisanka y La película de Ana (2012).

Díaz Torres también impartió clases de Historia del cine en la Universidad de La Habana, y desde 1986 laboró en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños.

A lo largo de su vida, obtuvo numerosos premios y menciones en festivales internacionales.

Era integrante del Comité de Cineastas de América Latina y miembro fundador del Consejo Superior de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano.

Al momento de su muerte, formaba parte de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

 

(Fuente: Vanguardia/AIN)