20130831202613-1.-presidente-corea-norte.jpg


 

31/8/2013 14:18:59 

 

Corea del Norte ha instado a Corea del Sur y a Estados Unidos a desistir de sus «políticas hostiles», especialmente de sus ejercicios militares conjuntos, y a luchar por el diálogo, en el marco del acercamiento entre Pyongyang y Seúl. 

 

El Departamento de Política de la Comisión Nacional de Defensa de Corea del Norte ha insistido en que los ejercicios militares conjuntos que Corea del Sur y Estados Unidos realizan con carácter periódico «son una conmoción bélica». 

«Estados Unidos ha empleado bombarderos capaces de transportar armas nucleares en los ejercicios militares que comenzaron el pasado 19 de agosto y que duran hasta este viernes», ha denunciado el régimen norcoreano. 

Además, ha criticado que evidencian un «doble estándar», ya que mientras Washington y Seúl claman contra Pyongyang por su programa nuclear utilizan este mismo armamento en la península coreana, según ha informado la agencia de noticias Yonhap. 

El Gobierno de Kim Jong Un ha considerado que las maniobras militares conjuntas son una «táctica anticuada», propia de la Guerra Fría, y ha instado a los políticos surcoreanos y estadounidenses a emprender iniciativas favorables al diálogo. 

Corea del Norte ha asegurado que, por su parte, ya está conteniéndose de llevar a cabo «provocaciones» y considerando la implementación de nuevas políticas para favorecer un acercamiento mayor con su vecino meridional. 

Acercamiento bilateral 

Desde junio, Seúl y Pyongyang están inmersos en un proceso de diálogo para resolver cuestiones pendientes y frenar la escalada de tensión de los dos últimos años, en los que el régimen comunista ha realizado su tercera prueba nuclear, ha lanzado varios misiles y ha amenazado con atacar a Estados Unidos. 

Tras seis rondas de conversaciones en julio, finalmente el 14 de agosto ambos países llegaron a un acuerdo para normalizar la situación en el complejo industrial de Kaesong, que el Norte cerró unilateralmente el pasado mes de abril, en medio de la escalada de tensión bilateral. 

A este acuerdo, siguió el alcanzado para la reagrupación de las familias separadas por la guerra coreana (1950-1953) y la propuesta de Corea del Sur de reanudar las visitas turísticas al monte Kumgang. 

 

(Fuente: europa press)