20130727183428-papa-francisco.jpg


27/7/2013 12:33:09 

 

En su discurso durante el Vía Crucis que se realiza en las playas de Copacabana, el Papa Francisco expresó que Jesús está con los inocentes e indefensos. El jerarca de la Iglesia Católica pidió rezar por las víctimas del incendio en una discoteca brasileña a principios de este año

 

Cientos de miles de personas se congregaron este viernes en las playas de Copacabana, en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, para presenciar el Vía Crucis que se realiza en el marco de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que preside el Papa Francisco quien, en su papamóvil, hizo un recorrido por todo el paseo del reconocido balneario para saludar a los feligreses antes de iniciar su intervención.

En sus palabras, Su Santidad  afirmó que «Jesús está con todos los inocente e indefensos, con la cruz, Jesús se une a las familias que se encuentran en dificultad».

Durante su encuentro con los jóvenes el máximo exponente del catolicismo exhortó a los jóvenes a imitar el corazón de Jesucristo, «un corazón abierto que nos comprende, que nos ama y nos pide que llevemos ese mismo a mor a nuestras vidas para amar a nuestros hermanas y hermano».

Expresó que Jesús '«se une a madres y padres que sufren al ver a sus hijos víctimas de paraísos artificiales como son las drogas, tantos jóvenes que han perdido su confianza en las instituciones'» ante las incoherencias.

«Cuanto hacen sufrir a Jesús nuestras incoherencias, en la cruz de cristo está el sufrimiento, el pecado del hombre y el acoge con sus hombros» todos nuestros pecados, señaló el Papa. En la misa que ofreció a los miles de jóvenes que lo acompañaron, afirmó que«mantengo en mis rezos a todos los jóvenes que murieron en el incendio de la discoteca en la ciudad de Santa María (sur) a inicios de añ».

En el quinto día de la agenda que cumple en su primera visita como pontífice al país, el papa Francisco se reunió antes de asistir al Vía Crucis con jóvenes reclusos en el palacio arzobispal San Joaquín (Río de Janeiro). 

En horas de la mañana, el santo padre confesó a los jóvenes de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) católica. A mediodía, dialogó con varios reclusos en el palacio arzobispal, para posteriormente rezar el Ángelus desde el balcón de ese sitio.

«Con la cruz, Jesús se une a todas las personas que sufren hambre en un mundo donde las personas se dan el lujo de tirar alimentos», añadió.

El enviado especial de teleSUR en Brasil, Rolando Segura, reportó pocas horas antes que «ya el Papa va en su auto, va al descubierto saludando a toda la multitud que lo espera».

Asimismo, indicó que en el lugar donde el Sumo Pontífice pronuncia su discurso «se ha montado una especie de tarima» y «se están haciendo representaciones dramáticas» del Vía Crucis'.

 

(Fuente: teleSUR /jl-ba-GP)