20130623153401-ob-rz699-yuan-d-20120229075535.jpg


 

23/6/2013 9:32:06 

 

El mundo en desarrollo triplicará su peso en la inversión mundial y dentro de 17 años China y la India se convertirán en los principales inversores mundiales, según un informe del Banco Mundial (BM).

 

En menos de una generación, la inversión mundial estará dominada por los países en desarrollo y entre ellos, se espera que China e India sean los principales inversionistas, toda vez que entre ambos darán cuenta del 38% de la inversión bruta mundial en 2013. 

Factores como la recuperación de la productividad, la integración creciente en los mercados mundiales, las políticas macroeconómicas sólidas y las mejoras en educación y salud están contribuyendo a un rápido crecimiento y generan potentes oportunidades de inversión que, a su vez, están impulsando el desplazamiento del peso económico mundial hacia los países en desarrollo. 

Otro motor es la demografía, los países en desarrollo cuentan como activo con un importante aumento de la población: se calcula que hasta 2030 sumará 1.400 millones de jóvenes a su población. El beneficio total de este dividendo demográfico está aún por cosecharse, en particular en las regiones relativamente más jóvenes de África al sur del Sahara y Asia meridional. 

Las buenas noticias son que, a diferencia de lo sucedido en el pasado, los países en desarrollo probablemente cuenten con los recursos necesarios para financiar estas masivas inversiones en obras de infraestructura y servicios, inclusive en educación y salud. 

Las proyecciones indican que las sólidas tasas de ahorro de estas naciones alcanzarán un punto máximo de 34% del ingreso nacional en 2014, con un promedio de 32% al año hasta 2030. En términos agregados, el mundo en desarrollo dará cuenta de entre 62%-64% del ahorro mundial de US a US billones para 2030, a partir del 45% en 2010.

Los especialistas predicen un crecimiento económico mundial promedio de 2,6% y de 3% al año, respectivamente, durante las próximas dos décadas; la tasa promedio anual de crecimiento del mundo en desarrollo será de 4,8% en el escenario de convergencia gradual y de 5,5% en el escenario rápido.

En ambos escenarios, el empleo en el sector servicios en los países en desarrollo supondrá más del 60% del total de los puestos de trabajo en 2030, y éstos representarán más del 50% del comercio mundial.

Este desplazamiento ocurrirá junto con cambios demográficos que aumentarán la demanda de servicios de infraestructura. De hecho, en el informe  del BM se estiman las necesidades de financiamiento para obras de infraestructura del mundo en desarrollo en US,6 billones entre hoy en día y 2030.

En consecuencia, en el escenario de convergencia gradual, China dará cuenta del 30% de la inversión mundial en 2030, mientras que Brasil, India y Rusia juntos, se harán cargo de otro 13%. En términos de volúmenes, la inversión en el mundo en desarrollo llegará a US billones (en dólares de 2010), en comparación con US billones en las economías de ingresos altos. China e India darán cuenta de casi la mitad de toda la inversión en la manufactura mundial.

Sin embargo, a pesar de que la distribución de la riqueza sea más uniforme entre los diferentes países, esto no significa que, dentro de cada país, todas las personas se beneficiarán de la misma manera, ya que los grupos menos educados en un país tienen poco o ningún ahorro, lo que indica falta de posibilidades para mejorar su capacidad de generar ingresos y, para los más necesitados, de escapar de la trampa de la pobreza.

 

(Fuente: asiared)