20130603150858-image-preview-1-.jpg

03/06/2013 9:04:26

 

Un grupo de académicos y exfuncionarios estadounidenses y cubanos elevarán ambos gobiernos una serie de propuestas, dirigidas a mejorar las relaciones bilaterales, con iniciativas que permitan sustituir la actual «desconfianza y la hostilidad» por áreas de consenso. 

 

Académicos y exfuncionarios estadounidenses y cubanos presentaron un documento con 25 recomendaciones dirigidas a ambos gobiernos, cuyo objetivo es propiciar el mejoramiento de unas relaciones bilaterales signadas por más de cinco décadas de desconfianza y hostilidad.

Las ideas están contenidas en el libro «Oportunidad para las relaciones Cuba-Estados Unidos», presentado en el marco del XXI Congreso de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA, por su sigla en inglés), que sesiona en Washington del 29 de mayo al 1 de junio.

El académico cubano Jorge Mario Sánchez recordó que las iniciativas fueron concebidas bajo la iniciativa de la Universidad de La Habana y la American University (Universidad Americana), con el respaldo de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales que preside Andrés Serbin.

Las propuestas abarcan los campos de colaboración académica, científico-técnica y cultural; la libertad de viajar; el comercio internacional y desarrollo; terrorismo y seguridad; y medio ambiente.

Entre las ideas más relevantes se encuentra «que el gobierno de Estados Unidos elimine a Cuba de la lista de estados que patrocinan el terrorismo, ya que la inclusión en dicha lista es un obstáculo a la cooperación de ambos países en la lucha contra el terrorismo».

Otras sugerencias son el intercambio de altos funcionarios, reconocimiento mutuo de las propuestas para mejorar la seguridad, el inicio de conversaciones en materia de lucha contra el terrorismo y las drogas, así como la revisión de las sentencias de personas condenadas en tribunales por delitos cometidos en nombre del otro país.

Respecto a la colaboración académica, proponen mejorar los procesos de otorgamientos de visas, ajustes en las políticas migratorias, promoción de reuniones de personalidades políticas y parlamentarias y un exhorto a Washington para que elimine restricciones en la adquisición de equipos para investigaciones de uso civil.

En relación a la libertad de viajar, sugieren simplificar los trámites burocráticos, eliminar las sanciones a bancos y entidades comerciales vinculadas al derecho de viajar, facilitar mutuamente el seguro y atención médica, vigilar las prácticas de los operadores y eliminar —por parte de EE.UU.— los límites a gastos de viajes de sus ciudadanos y la prohibición de uso de tarjetas de créditos.

Por otro lado, piden a Washington reconocer los cambios económicos en Cuba, así como a La Habana continuar adelante con ese proceso, modificando las regulaciones que obliguen a Cuba a comprar alimentos y medicinas, mediante el pago previo al envío.

En materia de medio ambiente, proponen eliminar prohibiciones de transferencia a Cuba de tecnología para mitigar riesgos de desastres, fomentar la cooperación entre gobiernos locales y organizaciones no gubernamentales, ejercicios conjuntos para enfrentar desastres y acordar protocolos conjuntos de pesca.

La agencia Prensa Latina reseñó que el objetivo de los académicos es hacer llegar las propuestas a los gobiernos de ambos países, para abrir la posibilidad de comenzar a sustituir la desconfianza y la hostilidad por áreas de consenso.

 

(Fuente: TeleSUR)