20130413120057-2.-neofascismo-alemania.jpg


13/04/2013 5:59:23

 

Utilizaban cartas cifradas y anuncios en revistas para comunicarse entre sí. La investigación sobre la banda que mató a ocho turcos destapa la trama. Alemania impulsa el procesamiento de criminales de guerra nazis.

 

Las autoridades del Estado de Hesse investigan la existencia de una red neonazi en prisiones de toda Alemania, donde internos de ideología ultraderechista han tratado de fundar estructuras organizadas desde las cárceles.

Las autoridades sospechan que trataron de entablar contacto con la terrorista Beate Zschäpe, la única superviviente del trío NSU (Resistencia Nacionalsocialista) y que está encarcelada en Múnich, donde será juzgada junto a otros cómplices a partir del próximo día 17 por el asesinato de ocho personas de ascendencia turca, un griego y una agente policial en Alemania entre 2000 y 2007. Su banda actuó impunemente por todo el país durante 13 años.

Los cómplices de Zschäpe, Uwe Mundlos y Uwe Böhnhardt, aparecieron muertos en 2011, tras haber perpetrado el último de los 14 atracos de la banda. Los abogados de la neonazi desmienten que esta haya mantenido comunicaciones desde la prisión, pero la Fiscalía de Fulda investiga el caso desde febrero.

El Gobierno de Hesse está evaluando «cuál es el alcance de la red» descubierta, que recurrió a anuncios en revistas y cartas cifradas para comunicarse entre sus miembros.

Uno de los presuntos organizadores es Bernd T., un ultraderechista encarcelado en Hünfeld que publicó este anuncio de contactos en la revista Bikers News:«Somos una horda salvaje que está harta de la arbitrariedad del Estado».

Cuenta que el grupo se basa en «la lealtad, la camaradería y los viejos valores» y que se llama AD Jail Crew, algo así como «la banda de la cárcel para la defensa aria», en inglés. Los neonazis de todo el mundo usan códigos de iniciales o números para identificar su ideología.

Los más obvios son el 88, que significa Heil Hitler o el 18, Adolf Hitler, por el lugar que ocupan las iniciales en el alfabeto. Precisamente el día del aniversario del dictador nazi fue el elegido para fundar la «banda de la cárcel»: el 20 de abril de 2012.

Según el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung, que se edita en la región, la policía de Hesse cuenta con testimonios de algunos cómplices del presunto cabecilla del grupo. Los fiscales de Fulda pueden plantear una acusación por asociación ilícita y tentativa de refundar una organización prohibida contra HNG, una red neonazi para la «asistencia de los presos políticos nacionales» ilegalizada en 2011 por el Ministerio del Interior.

Según el diario Bild, la red neonazi desarticulada ahora operaba en toda Alemania y aspiraba a «ayudar con dinero a los criminales y a sus familiares». También buscaba «poner en contacto a los ultraderechistas condenados y promover la ideología bajo el disfraz de la asistencia a los presos».

 

 (Fuente: elpais.com/Reuters)