12/04/2013 13:28:13

 

En el golpe de Estado de 2002, los medios de comunicación privados manipularon la información y hablaron de una masacre, por lo que fue necesario armar el rompecabezas para contar la verdad, comentó el cineasta Ángel Palacios, autor del documental «Puente Llaguno, claves de una masacre».

Palacios dijo que Henrique Capriles demandó a los realizadores por el video «asedio de una embajada», en el que aparece intentando tomar las instalaciones con violencia. (Duración: 23m 42s)

El documental reconstruye los sucesos acaecidos durante el día 11 de abril del 2002 en Caracas, Venezuela, durante el golpe de estado organizado en contra del Presidente Hugo Chávez.

Numerosas imágenes de archivo y entrevistas revelan la manipulación mediática que amparaba el golpe, y la secuencia de acciones llevadas a cabo por los líderes oposicionistas, desde la marcha desviada de su curso original hacia el Palacio Presidencial, hasta el alzamiento del alto mando militar, al secuestro del Presidente democráticamente electo Hugo Chávez, y por tanto al quiebre del hilo constitucional.

Nada más «triunfar» el golpe, los conjurados revelan su verdadera identidad. Chávez es secuestrado y trasladado a un lugar secreto (el fuerte Tiuna).

Ese mismo día se autojuramentó Pedro Carmona como presidente interino, al margen de lo establecido en la Constitución y amparándose en un supuesto vacío de poder.

Su primer acto oficial fue la disolución del Parlamento (Asamblea Nacional), el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral, el cese de todos los gobernadores, alcaldes y concejales, la remoción del Fiscal General, del contralor, y de la Defensora del Pueblo, de todos los embajadores, cónsules y vicecónsules como también de las Misiones Permanentes Diplomáticas, así como la eliminación de las 48 leyes habilitantes, y el cambio de la Constitución, al reponer el nombre de República de Venezuela, quitándole la condición de Bolivariana.

El gobierno golpista de Pedro Carmona apenas recibió reconocimiento internacional, (EEUU, España, Colombia, El Salvador, Ecuador, Costa Rica y Nicaragua), y tan sólo 48 horas después es el propio pueblo venezolano, ayudado por la mayor parte del ejército, quien recupera el poder y restablece el orden constitucional.