20130215230325-pastrana-la-mujer-mas-fea-mundo.jpg


 

15/02/2013 16:57:46 

 

La «mujer más fea del mundo» ya recibió sepultura en su pueblo natal en el norte de México, luego de 150 años después de fallecida, tras una vida breve y trágica, en la que fue exhibida como un fenómeno de la naturaleza en circos y ferias alrededor del mundo.

 

Nacida en México en 1834, Julia Pastrana sufrió de hipertricosis e hiperplasia gingival, enfermedades que le provocaron un copioso vello facial y una mandíbula rechoncha, que la llevaron a ser llamada «mujer oso» o «mujer mono».

A mediados de la década de 1850, Julia a un empresario estadounidense que la llevó de gira como cantante y bailarina en un espectáculo de fenómenos a través de Estados Unidos y Europa, antes de casarse con ella.

En 1860 Pastrana murió en Moscú después de dar a luz un hijo, que heredó la enfermedad. El niño murió pocos días más tarde y el esposo continuó las giras, ahora exhibiendo el cuerpo embalsamado de Julia. Tras cambiar de manos durante las décadas posteriores, los restos acabaron conservados en la Universidad de Oslo, en Noruega.

«Es una historia digna de promover, de difundir», dijo Mario López, gobernador del estado de Sinaloa, quien participó de las gestiones para repatriar los restos y darle cristiana sepultura en su lugar de nacimiento.

 

Una multitud acudió al pequeño pueblo natal de Julia para ver por última vez lo que quedaba de la pobre mujer, ahora dentro un ataúd blanco, adornado con una guirnalda de rosas de igual color.

«Se le hizo su misa porque ella era católica, la misa fue muy bonita, estaban hasta tres padres allí, estaba un coro de niñas muy lindo, se llenó la iglesia por completo», dijo Laura Anderson, una artista mexicana asentada en Nueva York, que lideró la campaña de casi una década para que Pastrana regrese a México y tenga un funeral apropiado.

 

(Fuente: yahoonoticias/Reuters)