20130130154132-medidas-en-brasil-discoteca.jpg

30/01/2013 9:36:49

La policía investiga si se ocultaron pruebas del incendio en una discoteca en el sur de Brasil donde murieron 234 personas, mientras varias ciudades del país anunciaron que reforzarán la fiscalización para evitar nuevos dramas. 

Las autoridades sospechan que la discoteca, repleta de estudiantes universitarios que celebraban una fiesta, estaba superpoblada en el momento del accidente, e investigan la presunta desaparición de un computador que almacenaba imágenes de las cámaras de seguridad, informó AFP. 

La policía busca también el registro de caja, que permitiría comprobar cuánta gente había en el local a la hora del accidente. 

El último balance de las autoridades elevó de 233 a 234 la cifra de muertos, y de los más de 116 heridos, «75 corren riesgo de muerte», dijo el ministro de Salud, Alexandre Padilha. 

Alcaldes de varias ciudades del país como Manaos, Salvador, Curitiba, Cuiabá y Porto Alegre anunciaron una fiscalización más rigurosa de las discotecas durante su reunión anual con la presidenta Dilma Rousseff. 

El presidente de la Cámara de Diputados, Marco Maia, anunció la creación de una comisión para redactar un proyecto de ley federal sobre la concesión de permisos a locales públicos y prevención de incendios, para unificar las reglas municipales y estatales. 

El alcalde de Manaos, Arthur Virgilio Neto, informó que las discotecas y bares «que estén en situación irregular, planteando un riesgo a los usuarios, serán cerrados y tendrán sus permisos suspendidos», indicó.

(Fuente: El Universal/ EFE)