20121231015822-divorcio-en-china.jpg


30/12/2012 19:56:16

 

Muchos padres shanghaineses meten las narices en los procesos de divorcio de sus hijos e incluso algunos echan más leña al fuego para acabar desencadenando una separación que, de otra forma, podría evitarse.

 

Los jóvenes urbanos nacidos en la década de 1980, la mayoría hijos únicos, están experimentando los efectos negativos sobre su vida afectiva y matrimonial de unos padres sobreprotectores, según opinan jueces y abogados locales.

«Te costaría creerlo. Los padres ahora hacen acto de presencia activa en cada paso de un caso de divorcio de parejas jóvenes», cuenta Liu Chunquan, abogado, quien dice sentirse a menudo molesto con las interrupciones que causan los padres de sus clientes.

«Es muy sorprendente ver como adultos educados, a tantas parejas jóvenes asistiendo junto con sus padres, que se implican activamente en las consultas con los abogados, incluso, antes de presentar formalmente una demanda de divorcio», expresa Liu.

Esta opinión la comparten también no pocos jueces. El tribunal del distrito de Hongkou, en Shanghái, rechazó recientemente un caso de divorcio después de que la joven pareja permaneciera en silencio durante la mayor parte de la audiencia.

Mientras tanto sus respectivos padres discutían acaloradamente. Las madres, con especial vehemencia, sobre el reparto de las propiedades familiares, cuenta Li Wen, juez en el caso.

 

(Fuente: spanish.china.org.cn )